miércoles, mayo 11, 2016

"El radiocassette y tu voz" (Relato juevero)




Te acababas de ir... pero aún seguías conmigo... aunque ya no te vieran mis ojos... allí te sentía en mi habitación... y yo tan cerquita estaba de tu corazón... como si estuviera a un segundo del cielo... escuchando tus potentes latidos... 

Y tú seguías dentro del radio-cassette... del que mis oídos no podían despegar... como si estuvieran adheridos con pegamento a ese aventurado artefacto... del que tantas veces escuchaba latir suspiros de tu boca... 

Y sin verte... mis pupilas sentían tu presencia y arder tu garganta... al pronunciar tus labios tantas veces... aquellas dos intensas palabras... ¡¡¡te quiero!!!... y los besos tan profundos que me mandabas... que hacían retumbar no sólo a mi corazón... sino también al aire y a aquel dichoso aparato...

Escuchar en el silencio de la noche... tu voz tan penetrante... hacía vibrar todo mi cuerpo... y taladrar más allá de mi alma... sobre todo cuando me recitabas tus poesías... o cantabas aquella canción de amor que tocabas con tu guitarra... que compusiste para mí con la música de "Sound of silence" de Simón y Garfunkel.

Aunque tuvimos caminos distintos... y los años nos fueron distanciando... aún sigo conservando tu voz... y aquel radio-cassette que me regalaste... hoy estropeado de tanto usarlo... pero atesorado como un diamante...



Más relatos jueveros sobre objetos obsoletos en el blog ¿Quieres que te cuente? de Charo.




Safe Creative #0907274170999

92 comentarios:

  1. Muy bonito tu relato. Un casette, con un recuerdo atesorado en su interior.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aunque lo haya convertido en un relato, ha sido verídico. Y es que un simple radiocassette puede convertirse en tiempos de juventud en toda una vida. Un beso.

      Eliminar
  2. Precioso y original es tu relato juevero.
    Hoy quisiera haber grabado sus palabras, para volver a escuchar, para volver a sentir que todavía permanece a mi lado.
    De todas formas, hay recuerdos que quedan grabados a fuego en el corazón.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Kasioles, hay recuerdos que quedan para siempre atesorados en la cajita del corazón, recuerdos que no pueden borrarse nunca, y aunque no hayas grabado sus palabras, las llevas siempre en tus oidos, porque no pueden quedarse mudas cuando el amor va contigo. Un abrazo con cariño.

      Eliminar
  3. Me ha gustado este relato, cuando nos quedamos con algo que nos haga recordar aquellos viejos amores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho antes, es real, aunque lo haya hecho relato. Aquellos amores de juventud que siempre quedan huella porque no pueden borrarse nunca, y ahí quedan para siempre. Un beso.

      Eliminar
  4. No hay mejor reproducción que la del corazón, hoy convertido en "radiocasette" por medio de tus letras.
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo que dijiste, amigo Rafael. Y es que en corazón se atesoran muchos recuerdos, ahí quedan grabados y pueden ser reproducidos en cualquier momento, porque nunca se pueden olvidar tiempos pasados. Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  5. HOLA MARIA: Un aparato radio-casette, ya solo se tiene en casa,por motivos sentimentales,como es tu caso. muy bonita entrada.Te felicito y te envio un montón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amiga Montserrat, un aparato que aunque no vale para nada, ahí está guardado, por haber tenido tanto valor sentimental que en su tiempo ocupó en mi vida. Gracias. Muchos besos, preciosa.

      Eliminar
  6. Lindo relato, también para mi la voz ejerce un atractivo especial. Y cantando entonadamente Sound of silence màs. Me has despertado recuerdos, Marìa
    Muchos besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ir narrando mi historia sobre el radiocassette me vino a la mente ese cassette grabado con su grave voz y música de esa canción, la tocaba con la guitarra, fué compuesta con letra escrita personalmente para mí, en el estribillo decía: "Te amo", recuerdo que me hacía vibrar cada vez que la escuchaba. Muchos besos, preciosa.

      Eliminar
  7. Es como conservar el amor, la voz y el tiempo en una caja mágica. Un relato muy bello. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo lo dijiste. Así es, intimista, es como convervarlo todo en una cajita guardada para el recuerdo. Muchos besos.

      Eliminar
  8. Hay cosas que se atesoran en nosotros, se eternizan en el tiempo y este se adhiere a los recuerdos color sepia... Y al destaparlos...una brisa nos golpea la cara y el polvo del ayer hace que nos escueza la mirada robándole una lágrima o dos a la pupila que se dilató con el primer "Te Quiero"

    Ay mi bella alma gemela... Qué de recuerdos me han venido al leerte. Me gustó la añoranza de tu relato, preciosa mía.

    Mil besitos María y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado lo que has dicho sobre los recuerdos de color sepia, aunque no sean así mis recuerdos de juventud porque todas las fotos las tengo en color, y el color sepia me recuerda a las fotos de mis abuelos más bien, pero es una preciosa manera de recordar el paso del tiempo, me ha gustado tu expresión, mi bella alma gemela, y me alegra mucho que te hayan venido recuerdos a tu mente al leer mi relato. Y aunque solo lo hago en tu blog, hoy en mi blog voy a permitirme el lujo de enmarcar una frase tuya que me ha encantado y te doy mil gracias por este precioso regalo que me has dejado: "una brisa nos golpea la cara y el polvo del ayer hace que nos escueza la mrada robándole una lágrima o dos a la pupila que se dilató con el primer "Te Quiero". Muchos besos y feliz tarde de domingo, preciosa.

      Eliminar
  9. Muy bonita entrada Maria. Poder conservar la voz con el tiempo es algo magico y que vale oro.
    Un beso preciosa
    Buenas noches
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos recuerdos que son diamantes, mi preciosa Isa, recuerdos de haberlos vivido, además, de la voz, también aquellos silencios que faltaron por pronunciarse. Buenas tardes de domingo. Un besazo.

      Eliminar
  10. Hola María
    Tienes toda la razón, que nostálgico recuerdo el de ese objeto obsoleto que tantos buenos momentos nos dio. aquellos que nosotros mismos grabábamos, con canciones incompletas captadas de la radio o a viva voz en ciertos eufóricos momentos de nuestra vida... o las palabras de quién esa misma vida nos separó. Me has traído muchos de esos momentos a la memoria con un hermoso relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro. Y es que hay algunos objetos que aunque no valen para nada, que no se usan, que en realidad son unos trastos, pero se siguen conservando por el valor sentimental porque fueron objetos que formaron parte de momentos vividos, aquellas voces que se grababan, aquellas canciones que nos hacían vibrar, y tantas cosas más, pero que del mismo modo que quedó roto el aparato también todo lo demás, aunque no los recuerdos. Me alegra haberte recordado algunos momentos. Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  11. qué tiempos aquellos, en los que grabábamos canciones en cintas vírgenes y luego las escuchábamos una y otra vez...
    yo sigo usando un radiocassette que tengo, lo pongo los sábados por la mañana para escuchar la lista de los 40 principales.
    la canción 'sound of silence' de simon & garfunkel es muy bonita. la escuché primero en una versión instrumental que ponían mucho en el canal 1 del hilo musical, que lo teníamos en casa y es otra de esas cosas que produce nostalgia recordar.
    besos, maría!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, chema, vaya recuerdos de aquellos tiempos, cuando nos conformábamos con tan poquitas cosas, y qué felices éramos, y ahora volver a recordar aquella juventud, con el radiocasette, que ya quedó en desuso y anticuado, pero a pesar de todo, cuánto valor sentimental puede tener para nosotros. Yo también recuerdo aquellas cintas vírgenes que las grabábamos de canciones, o de conversaciones con la familia y luego las escuchábamos y qué risa pasábamos. Por lo que dices, para ti no ha quedado en desuso ya que pones el radiocassette para escuchar los cuarenta, yo algunas veces pongo una pequeña radio que tengo en la cocina, pero para escuchar las noticias. La verdad que esa canción de "Sound of silence" me encanta, no solo porque es preciosa, sino porque lleva la música de aquella canción que mi primer amor de juventud compuso para mí, así que me gusta el doble. Ainsss qué recuerdos nos pueden traer ciertos objetos que parece no valen para nada y en cambio tanto valor tienen ¿verdad, chema? Muchos besos.

      Eliminar
  12. Un relato precioso, donde la voz es el protagonista principal. Difícil no recordar la música de aquel momento mágico como el que narras en esta historia. Música y voces unidos son amigos inseparables de momentos inolvidables.
    Besos Maria.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, DULCINEA, por tus palabras, me encanta que te haya parecido preciosa mi historia real convertida en relato, donde el protagonista es aquel radiocassette que mi primer amor de juventud me regaló y aún lo conservo aunque no funciona y lo tengo guardadito en el armario, pero me trajo muchos recuerdos tanto la voz como la música, y como bien dices son amigos inseparables de momentos inolvidables, para recordar siempre. Muchos besos, preciosa.

      Eliminar
  13. Has elegido un obsoleto radiocassett para contarnos una historia de amores del pasado, hasta escogido la música a la que el puso letra. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, preciosa Ester, elegí para mi relato juevero el radiocassette que tan gratos momentos me trajo, y es que en aquellos tiempos, cuando aún no existían los pc, que tan absortos nos tienen porque podemos ver pelis, y hablar con gente, pero entonces, nada de esto había, y un simple radiocassette era todo un mundo, y con qué poco nos conformábamos ¿verdad? Muchos besos.

      Eliminar
  14. Cassettes!!!! Yo aún conservo muchos. Buen relato que evoca con nostalgia mi querida Dama Perlada.

    Besos con dulzura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato real de aquella época de juventud en la que las voces y los poemas se podían escuchar a través de las cintas de cassettes. Veo que tú también conservas cassettes, yo tengo todos de mis ídolos, aunque no los escucho, los conservo. Dulces besos.

      Eliminar
  15. excelente relato eres muy talentosa kisses my sweet friend. andy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verme así, andy, pero no soy talentosa, soy una persona muy sencilla, de verdad que sí. Un beso.

      Eliminar
  16. un amor ideal evocado por una voz como si fuera un hechizo vuelve a aparecer desde los recuerdos donde reposa esperando una nueva llamada.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No espero ninguna nueva llamada DRACO porque aquello se rompió del todo y no hay vuelta atrás, pero sí me quedaron recuerdos vividos que no podrán borrarse jamás, y es que los momentos que se viven se atesoran en el alma para siempre. Un besazo.

      Eliminar
  17. Hola María.. que bien relatas el amor, las pasiones, los deseos, el placer.. pero eso si me gustaba mas la radio del Face que esta que le has puesto a tu heroína del poema..
    Aunque eso si eso del cassette esta pasado, o por lo menos eso dicen los/las jovencitas, ahora todo esta en una "pulga" (pendrive)..je.je.je..
    Eso si Los sonidos del silencio, una canción preciosa, pero solo el significado del titulo, eso solo ya me "solivella"..
    Un abrazo amiga..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, a mí también me gusta más la imagen y la radio que he puesto en el Face, mucho más que ésta, es que me adelanté a poner aquí ésta, y como tengo tantas imágenes guardadas no vi la otra, sino sí que la hubiera puesto porque a mí también me gusta más, y por no cambiarla, dejé ésta, además la de allá es más representativa aunque sea una radio antigua, pero aquí hice una chapuza que como no había radiocassette, lo añadí yo jajajaaj y se nota un montón, pero bueno, así se queda, con chapuza incluida jajaja. Ahora que te leo lo de las jovencitas de hoy en día, me estoy dando cuenta de qué pena que desconozcan lo que a nosotros tan felices nos hacía ¿verdad? Incluso esas canciones de antes, me parecen tan románticas, no como las de ahora que parece que están chillando jajaaj, por cierto ese "solivella" me recordaste a ese grupo que lo cantaba que no recuerdo ahora su nombre. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Que relato mas bonito Maria y es que la voz , como las letras, como el tacto ...
    acaricia las almas
    un recuerdo precioso

    Feliz finde y mil besos dulces para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo dijiste, preciosa Slave, qué razón tienes que la voz, las letras, el tacto acarician las almas, y para recordar, aquel amor que se vivió en el pasado, que aunque está como un relato, fue verídico, con radiocassette incluiso. Feliz comienzo de semana y mil dulces besos, preciosa.

      Eliminar
  19. quantas vezes assim é...ouvimos uma música e o pensamento corre até ao lugar onde a melodia nos leva, pelo e aonde seja.
    ^.~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que hay melodías, canciones u objetos que nos trasladan a aquellos momentos inolvidables, para recordar. Un beso.

      Eliminar
  20. Estar presente a pesar de la distancia, sentir sin sentir, sintiendo como nunca, sintiendo como siempre, solo con los recuerdos, solo con nuestras fantasías. Maravillosa como siempre.

    Besos y Abrazos Maria!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había distancia al sentir su voz, porque seguía existiendo cercanía al escucharlo desde las cartas habladas, o poemas recitados, así como canciones con su voz y guitarra, era aquello tan maravilloso, que aunque se hubiera ido, seguía teniéndolo. Besos dulces y abrazo.

      Eliminar
  21. Maravilhoso texto! Já não h+a cassetes, que tanta companhia faziam. Eram a companhia de todos os momentos até dos mais íntimos.


    Beijos

    http://coisasdeumavida172.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querida Cidalia, me alegra que te guste mi relato, esta vez, desde el objeto de un radiocaseette. Besos.

      Eliminar
  22. Un relato precioso y lleno de sentimiento. Yo recuerdo, de cuando era joven, grabar conversaciones familiares cuando venía a casa mi hermano, que estudiaba fuera, para luego volverlas a escuchar y a reírnos cuando él ya se había marchado.O grabar canciones cuando la ponían directamente de la radio...aunque la mayoría de las veces el locutor te jorobaba el final hablando antes de tiempo....
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno lo que has dicho! porque yo también hacía lo mismo, lo de grabar conversaciones y luego las escuchábamos y nos reíamos un montón, y cuando grababa alguna canción de la radio y como dices fastidiaba mucho cuando hablaba el locutor, me has recordado bastante a lo que yo también hacía, qué tiempos más entrañables ¿verdad Charo? y con el tema que has propuesto tan interesante nos has llevado a aquellas épocas que quedaron atrás con estos objetos en desuso, por eso me ha gustado mucho participar en tu interesante iniciativa, ha sido un verdadero placer, y vaya de nuevo mi felicitación por proponer este tema y por haber sido la anfitriona. Un beso enorme.

      Eliminar
  23. Un radio casette que siempre debe de ser conservado por todos esos bonitos recuerdos que implica.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, CHARO, y es que hay objetos que no pueden ser tirados a la basura porque llevan mucha carga emocional. Un besazo.

      Eliminar
  24. Linda lembrança.
    Tenha uma quinta-feira de prazeres e alegrias.

    Beijos

    http://odiariodaescrava.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Aita, un placer tu visita. Un beso.

      Eliminar
  25. Qué bonito relato, María… Un maravilloso tesoro, su voz…aquella que te hace sentir como si pudiera tocarte, besarte, abrazarte… Precioso, amiga…

    (El cuadro de la imagen; tengo uno igual colgado en mi dormitorio) ;-)

    Un placer siempre leerte, mi querida amiga!!

    Bsoss gigantes!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gozada era poder escuchar su voz, aunque no estaba, era como tenerlo allí conmigo, y ponía el caseette un montón de veces hasta que me quedaba dormida entre sus palabras, era como sentirme abrazadita, mi querida amiga Ginebra. ¡Qué bueno que tengas un cuadro como el de la foto! también vaya casualidad ¿verdad? pues me alegra un montón que haya sido así. Siempre es un placer leerte, Ginebra, gracias por tu compañía y precioso comentario. Muchos besos.

      Eliminar
  26. Con la voz, también se puede acariciar y esas caricias bien se podían guardar en un casete. Muy buen relato, donde prima la sensualidad, el amor y algo que gracias a la música y a su forma de conservarla, nos hizo felices.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué gran verdad lo que dices, amigo Juan L. de que con la voz también se puede acariciar, y allí quedaron guardaditas y grabadas en el caseette esas caricias para siempre, nunca podrán borrarse aunque pasen muchos años. Un beso.

      Eliminar
  27. Nuestras vidas son una sinfonía de sonidos, aromas e imágenes que conforman nuestros pequeños paraisos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo que dijiste, parece un verso, me encantó, gracias, Rodericus. Pero si nos damos cuenta así es nuestra vida, todo ello se agrupa en la vida ese montón de cosas de tantos instantes vividos. Un besazo.

      Eliminar
  28. La tecnología también obra en el amor, y en nuestros sueños, como en tu relato, objeto de grabaciones de amor, en el radio-caset. Quién no tuvo este objeto, y grabó desde poemas cursis, jadeos erótico, ansiedades erógenas, para la amada. Tuve varias radio-caseteras. En una de ellas, grabamos canciones nuestras, con mi compañero de dueto de juventud, Reinaldo viviescas. Cómo quisiera tener una cinta de esas, pues Reinaldo se fue a la nada, muy joven, y no me quedaron ni las cintas donde cantábamos a la esperanza de um mundo mejor. UN abrazo, bella. Encantado de leerte. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que me hayas contado también tu experiencia! lo peor es que no te quedaras con las cintas ni nada de aquellos tiempos, y luego con el paso del tiempo, es lo que pasa, que se añora y se desearía volver a recuperar. Y es que en el amor todo se desea llenar como la cajita del corazón con tanto amor, hasta el aire lo rellenaríamos de amor, en aquella época de juventud todo nos parecía tan tierno y romántico, en aquel primer amor, el descubrimiento de aquellos besos, incluso grabábamos hasta su sonido, y todo retumbaba hasta las paredes. Encantada de leerte, Carlos. Todo un placer. Un beso grande.

      Eliminar
  29. Excelente entrada como de costumbre, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus huellas, jesús. Un beso.

      Eliminar
  30. Oh qué bonito! me has llevado de la mano a mis propias historias.. precioso texto,evocador y sensual..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un placer llevarte con mi historia de la mano hasta tu propia vida, me alegra mucho, preciosa. Un besazo.

      Eliminar
  31. Me trae numerosos recuerdos los radicasettes. Yo también gravaba alguna canción de joven. Bueno, está muy bien conservar la voz de nuestro amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no se conservara la voz en un casette, se llevaría para siempre grabada en el recuerdo, porque nunca podrá olvidarse, pero como tú dices, está bien conservarla de esa manera. Un abrazo.

      Eliminar
  32. Y es que hay recuerdos que son aún más hermosos que la propia realidad que vivimos en su momento... Hay recuerdos grabados a fuego en nuestra memoria que son un eco lejano de la historia que los originó, y que al resonar contra las montañosas paredes de nuestra vida resuenan más lejos y más alto, una y otra vez, como si se resistieran a apagarse... Hay recuerdos que en cuanto más los recordamos más queridos se tornan, pues forman parte de una parte de nuestra vida que ya se fue, pero que siempre seguirá formando parte de nuestro más profundo ser... Hay recuerdos...

    Mi más sincera enhorabuena, mi querida María, por un relato tan profundamente bello a la par de nostálgico.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito tu comentario! gracias, Alfredo, no sabría yo decirlo tan bonito como tú lo has dicho, la verdad es que es un placer leerte. Y así es, como bien dices, hay recuerdos grabados a fuego, y hasta las paredes del corazón retumbaban de emoción, y ahora al recordar se vuelven nostálgicos porque te das cuenta de aquellos momentos tan tiernos, en los que comenzabas a descubrir cosas nuevas y todo te parecía de películas de rosa. Hay recuerdos que fueron tan entrañables, que no podrán arrancarse del corazón, aunque los caminos hayan sido distintos al final, pero ahí quedarán para toda una eternidad. Gracias a ti, por tu precioso comentario, y un placer para mí es que te haya gustado mi historia en forma de relato. Muchos besos mi querido amigo Alfredo.

      Eliminar
  33. Sabía que podías aportar un relato inspirado. Que bien combinaste un tono nostalgico con la intensidad usual de tus palabras. Es interesante como esos medios puede ayudar a desafiar el paso del tiempo, la distancias. Y que incluso parezca tan presente que haga vibrar a una mujer.
    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me encantó esta propuesta sobre los objetos obsoletos que propuso Charo, y al ponerme a escribir, se me agolparon los recuerdos del radiocassette, aunque en un principio se me pasó por la imaginación escribir sobre las cartas, ya que me encantaba escribir y recibir, y por ahí tendría mucho que contar, pero no sé por qué imaginé que tal vez hubiera bastantes relatos en ese sentido. Me alegra te haya gustado mi aportación real para esta historia, y lo vieras de manera nostálgica e intensa. La verdad es que es interesante que haya objetos que puedan intensificar las relaciones para sentirse más cerca aún en la distancia, aunque hace años no había tanta tecnología como ahora con los ordenadores, todo era más diferente. Gracias, amigo Demiurgo, por animarme e impulsarme a escribir relatos jueveros, es todo un placer para mí. Besos especiales.

      Eliminar
  34. También la retrotecnología dejo románticos y apasionados recuerdos, como ejemplo, el que describes con tan bella melancolía. Que suerte la tuya, Perlada, que te hayan compuesto una canción con la música de Sound of Silence y que aun puedas escucharla. ¡Adoro esa canción! Un detalle inolvidable. =0)
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi preciosa Yessy, la verdad es que fue una sorpresa para mí cuando al llegar a casa y poner el caseette encontrarme con esa canción compuesta con letra exclusiva para mí, tocada con la guitarra y cantada con su voz en la que el estribillo decía ¡Te amo!, fue muy emocionante y emotivo para mí, no dejaba de escucharla, además, con esa música de la canción de Simón y Garfunkel que es tan preciosa, pero tengo que decirte algo, que aunque pueda escucharla ahí quedó guardada como con otros cassettes, no la he vuelto a escuchar, porque no se puede volver en el tiempo atrás, lo que se vivió allá quedó para siempre, aunque al escribir ahora este relato lo volví a revivir en el recuerdo desde mi mente mientras lo fui escribiendo para vosotros. Un abrazo, preciosa.

      Eliminar
  35. El "te quiero" son dos palabras que siempre sonarán en el corazón del que las oye. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas palabras resuenan en el corazón en el momento en que se pronuncian, pero para siempre quedaron grabadas en el corazón, no pueden olvidarse nunca jamás. Muchas gracias. Un beso.

      Eliminar
  36. Uyy me encanta esa nostalgia. Me transporte jeje. Tremendo!! Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, preciosa, un placer para mí que hayas viajado conmigo. Beso enorme.

      Eliminar
  37. "Escuchar en el silencio de la noche"
    Y sus ojos otean el horizonte, mientras
    sus pies siguen caminando entre cepas,
    pinares y... la tierra roja removida, buscando
    la fuente de su sombra, para lavar su rostro
    de impurezas volviendo a él sutil sonrisa,
    la que acampada, se encarama en las copas
    de los chopos para convertirse en hoja marchitada
    cayendo en círculos alados entre sus manos,
    buscando el calor de su alma.
    Un beso


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corazón que late
      desde sus palabras sentidas
      hasta el ocaso de sus versos,
      fuente de vida
      aferrada a su alma.

      Mil gracias por tus preciosos versos, amigo Antonio, la verdad es que me han encantado, son bellísimos, y además, es para mí un placer dejarte mi inspiración. Un beso grande.

      Eliminar
  38. Viva el relato juevero, el radiocassette y la madre que te parió.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajaaj cómo me has sacado sonrisas tu comentario, ni te imaginas jajajaaj. ¡¡¡VIVA!!! jajajaaj. Muchos besos.

      Eliminar
  39. Todos hemos grabado nuestra voz en las cassettes.... Yo aún sigo teniendo alguna.
    Pero es algo tan íntimo, un bonito regalo, recibir la voz de quien te hace sentir y poderlo percibir a tu lado aunque sea así...
    Te hace soñar, vivir... sentir...

    Hay cosas que no deberían perderse nunca o, tal vez, sí...
    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tú también conserves algún cassette, porque es entrañable guardarlo como recuerdo de algo vivido y sentido, como tú dices, tan íntimo, un precioso regalo hecho con el corazón aunque se escuche la voz, como si cada palabra fuera un latido, y escucharlo era tocar el cielo entre latidos. Y no, hay cosas que no deberían perderse nunca jamás. Muchos besos.

      Eliminar
  40. Gracias María por tus cariñosas letras.
    He vuelto a leer tu relato y quisiera recordar el eco de su voz, yo creo que se ha perdido en el tiempo.
    Abrazos y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, preciosa, por tener el detalle de venir a leerlo otra vez, y dejarme tus huellas, eres un encanto de mujer. Es una pena que se pierda la voz en el tiempo, pero seguro que no se ha perdido desde el corazón, y ahí la llevarás para siempre. Abrazos enormes, preciosa, y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  41. Una historia tan real en tantas personas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Tracy, tan real y auténtica, como la vida misma. Un besazo.

      Eliminar
  42. Que sí
    que hay melodías
    que nos acompañan siempre
    cada día
    cada instante en el que...
    suenan y con ellas
    vuelven antiguos pasos
    aprendidos en clave de sol
    sentimientos de aquel día

    Mi abrazo de luz ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Melodías que resuenan,
      desde el corazón
      hasta la razón,
      con palabras de amor,
      sintiendo emociones,
      abrazando el sentimiento,
      de aquellos tiempos.

      Un placer leer tus versos, son preciosos, mi bella amiga, me has hecho volar con ellos. Mil gracias. Un abrazo enorme a tu Luz.

      Eliminar
  43. La voz acaricia y despierta recuerdos, guardo el dosco y la cinta, con esto de la tecnología no sé si podré volver a escucharlo de aquella misma manera, pero so por internet en youtube.
    https://youtu.be/FaSFzp6IDgw
    Espero te guste.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, mi querida amiga AMBAR. Esa canción es preciosa. Claro que me gusta porque es la misma que he enlazado yo a mi entrada, lo que pasa que en vez de que salieran ellos, sale una imagen, pero es la misma. Un besazo muy grande, tesoro.

      Eliminar
  44. uuffff María linda esos segundos se nos escapan con su voz que bello relato uuff atrapando siempre entre sueños, hermoso me encantó !!!!, besos mil desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado, y que te haya atrapado mi historia. Muchos besos.

      Eliminar
  45. Ainssssssss los cassettes... qué buenos recuerdos!

    Un beso y abrazo gigante preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos recuerdos para no olvidar jamás. Un besazo enorme y un abrazo muy muy fuerte, a tu Alma, preciosa.

      Eliminar
  46. Es un bonito recuerdo y nos lo traes narrado con tanta dulzura que dan ganas de buscar un radiocassette en casa de los abuelos para acercanos más a lo que sentiste...
    Es así como los objetos, por inútiles e inanimados que parezcan, cobran vida :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario Eme, me alegra que lo hayas visto con tanta dulzura. Parece tienes unos abuelos algo más modernos que los míos, que los tuyos usaban radiocassette, en cambio los míos nunca los tuvieron, y qué razón tienes, la vida emocional, que se les puede dar a esos objetos inútiles ¿verdad? Muchos besos y un placer tenerte aquí.

      Eliminar

Cierra los ojos, vuela y deja que tus latidos escriban por ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...