miércoles, 9 de junio de 2021

"Cómplices" (Relato juevero)

 




Respirar tu aroma desde la contemplación de la belleza, beber tu aire, empaparme del tinte negro contraste con el blanco, resaltando el gris, percibiendo la conquista en la luz de mis ojos.

Sentados observando las imágenes, sumergiéndonos en las palabras, descubriendo nuestros mundos, sin tiempo en el reloj, nos abandonamos en busca de ilusiones.

Quiero seguir contigo, hasta la madrugada, con tus manos abrigando las mías, palpando secretos, inmersa en tu tacto, ardiendo mis dedos al rozar los tuyos.

Nuestras voces se detienen, se han ocultado, para dar paso al lenguaje del silencio, y que hablen nuestras miradas, mientras el cielo nos contempla.

Tú yo, cómplices de sueños y secretos, diseñamos nuestros latidos, desnudando nuestros anhelos, somos vuelos alados, reposando quietud en este encuentro fructífero trenzado de emociones.



Más relatos jueveros sobre escenas de cine en el blog de Neogéminis


domingo, 6 de junio de 2021

"Despedida"




Lluvia que moja mis ojos

que cala la piel de mi alma

es lluvia de nostalgia

de una despedida emocionada

tan solo queda el recuerdo

de un amor truncado

y las alas quebrantadas

suicidando mis neuronas.



Mi inspiración surgida en una entrada del blog "Autodidacta" de Ester.



miércoles, 2 de junio de 2021

"El alma calla" (Relato juevero)

 


Lentamente cae lluvia. Gotas que empapan la vidriera del día en mi ventana. Son lágrimas húmedas de nostalgia. Recuerdos que me envuelven en la mañana de este día en que mi voz calla y mi alma siente. Mientras que los segundos giran la manecilla del tiempo en el desierto de mi habitación. Y la música suena despacio. Dulce melodía. Hoy soy remanso. Calma. Caricia en prosa. Entregada a tu alma callada. No quiero despertar tu voz. Solo arrullarte. Recordarte. Suspirarte. Alzar mis vuelos pero en cuclillas para no despertar tu silencio.

Huyendo del sonido, eres sonido mismo, espectro de armonía, humo de grito y canto. Vienes para decirnos en las noches oscuras la palabra infinita sin aliento y sin labios. Federico García Lorca. Elegía del silencio. 1920.​

Me he perdido muchas veces por el mar con el oído lleno de flores recién cortadas. Con la lengua llena de amor y de agonía. Federico García Lorca. Gacela de la Huída. 1936.

Con el aliento de esperanza en mis pupilas. Avanzando hacia el color del jazmín. Entre luces y sombras. Lamiéndome las heridas. Anhelando subirme a una galaxia que devore mi nostalgia. Liberándome del temblor de la angustia. Vagando por el jardín del recuerdo. Perdida en el laberinto del pensamiento. Con las neuronas desordenadas y el cielo desvelado. Abriendo de par en par los ojos. Buscando la imagen nítida. Pero aún la luz sigue apagada. Contigo se me fue el resplandor del iris y la vida.



Más relatos jueveros en homenaje a Federico García Lorca en el blog de Mag.