sábado, 29 de octubre de 2022

"Trepando"




Me enrosco entre la soledad de mi vientre

y la inquieta penumbra me va poseyendo.


Los suspiros de tus pupilas

destapan mis pervertidos secretos.


Y presiento tu boca follando mis pechos,

y cómo se va expandiendo tu impulso.


Enloquece la noche trepando la vertiente

y gritan desbocadas las fantasías.


¿Sabes que siento que te derramas?


martes, 18 de octubre de 2022

"Esperando un presagio"


A flor de piel

me columpio entre las sedas

y los suspiros del silencio

nutriéndome con tu nombre.


Y me enfrento ante el ojo del espejo

liberando mis pensamientos,

confundiéndome en el tiempo,

esperando un presagio.


Y me miro desordenada

y te veo en mi memoria

yo soy tu beso húmedo

ahogada en la distancia.


Siento el viento de tu voz

 acariciando mi espalda 

entre la palabra y la respiración

se hierve la sangre de mis días.


Mi pelo se enreda en mi memoria,

alimentándome sin el alma de tu piel,

masturbando el cáliz de mis deseos

a años luz de tu pluma.


sábado, 15 de octubre de 2022

"Equilibrio"



Hoy era el gran día. La fiesta de mi graduación. Lo primero que hice al levantarme fue abrir la ventana de mi habitación para respirar aire fresco que oxigenara mis pulmones y así atrapar con mi mirada la positividad que transmitía la naturaleza verde de mi jardín. 

Después me puse frente al espejo para mirarme a los ojos y saludarme los buenos días. Reconozco que irradiaba felicidad pero también nerviosismo.

En esos momentos mi gata se acercó a mí y con su cabecita comenzó a frotarme las manos. Ese gesto me tranquilizó bastante. Es por lo que mis labios esbozaron una tierna sonrisa. 

- Yo también te quiero, Linda. Le dije. 

Después abrí mi agenda y leí unas frases que tenía anotadas.

- Nacida para vivir, no para impresionar. Me vestiré de felicidad.

Abrí el armario y cogí algunos vestidos para probarme. Uno de ellos me convenció. El que tenía lacitos. Ese me daba seguridad y sencillez, que es lo que yo quería transmitir en ese acto tan importante. Así que fue el que me puse haciendo juego con la ropa interior y los zapatos rojos.

Ya estaba lista y dispuesta a comerme el mundo. Con mi entrañable gente y el idioma del amor me dirigí hacia la Universidad taconeando el día haciendo todo lo posible por intentar equilibrar mis emociones.

- Si he llegado perfectamente hasta aquí durante estos años. Ahora que solo me faltaban unos pasos por llegar ¿por qué no iba a salir todo bien? ¡Adelante!



Todas mis aportaciones aquí 




Muchas gracias, Ginebra