sábado, 17 de octubre de 2020

"Escalofrío"


 

A la espera

en este confinamiento

que encadena mis palabras.


El vaho de mis ojos

se gira hacia el pasado

buscando en el fondo del otoño

ese abrazo que eclipse mis neuronas.


Mis labios agonizan

cuando tu sombra

recorre mi último escalofrío.





martes, 13 de octubre de 2020

"Dios Todopoderoso" (Relato juevero)


Lara no podía levantarse de la cama. Sentía un vacío profundo en el estómago. Sus ojos, ya secos de tanto llorar, no tenían lágrimas. No podía soportar tanto dolor. 

Había pasado una semana desde que Javier se había ido. Lara no dejaba de pensar en él. Solo deseaba recordarle... sentirle en la memoria de su corazón... protegida entre sus brazos, los que tanta energía la daban... por sus caricias que la hacían estremecer... por sus besos que tanto la hacían vibrar... por su mirada, esos ojos azules que la hacían flotar en el mar... 

Era incapaz de aceptar su muerte. No podía ser. No se lo podía creer. De la noche a la mañana Javier se había ido para no volver jamás. Lara no dejaba de darlo vueltas. Tenía sentimientos de rabia, impotencia, desesperación...

Él, que se había sacrificado tanto en su trabajo como Médico Especialista en Neumología, en el Hospital Universitario de Madrid, que tanto se había entregado con sus pacientes, la dramática situación le había llevado a su propia muerte. Y ahora a él nadie le podía devolver la vida... ¡Nadie! ¡Qué injusta es la vida! pensaba Lara... 

Habían sido tan felices, tenían tantos planes para el futuro... y de la noche a la mañana todo se había ido al garete. Dos vidas truncadas. La de Javier y también la suya, muerta en vida. 

A pesar de todo lo que estaba sufriendo Lara, seguía teniendo fé en Dios Omnipotente, El Todopoderoso. Y le imploraba cada día para que esta pesadilla terminara cuanto antes. Aunque Dios no le fuera a devolver la vida de Javier, pero que no acabara con otras vidas. 

Por eso, cada noche, antes de irse a acostar, rezaba a Dios Todopoderoso, rogándole porque esa situación se acabara cuanto antes, para que no hubiera más muertes, y que saliera pronto una vacuna contra la Covid-19, para acabar con tan trágica batalla viral. Una pandemia que tantas vidas humanas se estaba cobrando.

Lara estaba segura que Dios escucharía sus Plegarias...


Más relatos sobre Dios en el blog de Roxana




lunes, 12 de octubre de 2020

"Nuestros poetas protagonistas"


Quiero agradecer a todos cuantos se unieron dejando su inspiración en la entrada de ayer,  para hacer despertar a mis musas que se han vuelto algo perezosas. Mil gracias por vuestra generosidad y complicidad compartiendo vuestras joyas, las cuales luzco hoy en mi vitrina.

Únicamente iba a hacer una entrada con el primero que cursara su inspiración, en este caso fue Albada, pero voy a hacer una excepción con esta segunda entrega final, como agradecimiento a los poetas que se han unido después dejando sus versos.

Así que va esta segunda entrada en agradecimiento para ellos, que son unos poetas como la copa de un pino, de un gran nivel, todo un honor para mí tenerlos hoy aquí como protagonistasCecyAlfredChantéEliPittAgapxis, Juan L.Mª Jesús y Ginebra. Mil gracias a todos, haciendo mención especial a la protagonista de ayer, Albada Dos.


Safe Creative #0907274170999



Cecy

Una taza de café, 

entibia el frío en mi piel. 

Un libro que me abraza 

mientras espero 

a las musas caprichosas. 

Que se anidaron en la chimenea.

***

Alfred

Tarde de domingo 

otoño caliente 

tormenta pasada 

virus presente 

tú siempre.

***

Chanté

astral caminos hasta Ella 

como un animal huelo 

su miel cabellos que peino

 en suspiros y en brisa suicida

 en su escote me cuelo


 viaje su piel efluvios tibieza 

la visten y ciego en aromas 

su espalda asciendo 


latidos vida su cuello y por sobre 

su hombro hacia el abismo la 

superficie reflejo de sus rostros café 


abrazo sus sorbos robando sus 

imágenes hasta el vacío fondo 

donde sus ojos en nuevo espejo 


miran… sin percatarse que estuve ahí

***

Eli

Amo tus atardeceres dorados. 

La contemplación de la penúltima hoja 

en su enamorado vaivén. 

Otoños entre tus dedos 

deshojan la noche blanca. 

Como un ángel, languidezco, 

en las comisuras de tu boca.

***

Pitt

Felizmente no tengo nada en la cabeza 

sino unas pocas ideas, 

equivocadas por cierto, 

nada para dejar, 

nada para poner 

y una memoria sin lugar ni tiempo

***

Agapxis

Entre dos puntos 

delgada línea de distancia, 

el viento gira en su perspectiva 

y cansado 

anida en un paréntesis 

con las manos atadas, unidas. 


Inevitable y blanca 

se acerca la lejanía 

patria de una piel misteriosa 

ansiedad desconocida 

que rompe el paréntesis 

y declina la armonía de la vida. 


Silba el viento 

en su callado y frágil secreto 

cruza tantas veces 

las horas del tiempo, 

y no olvida, 

que no hay amor 

que evite el riesgo.

***

Juan L.

No se oyen marchas triunfales 

en esta mañana, 

en el que el viento acude, 

sin saber que no hay banderas, 

ni ordenes , ni taconazos. 

Y es que la patria, ya no es lo que era, 

que el otoño y el virus 

no saben de consignas ni fronteras. 

Nos quedaremos adentro 

al recolo silente del calor 

de los besos y abrazos 

de aquellos que te quieren 

sin pedir nada a cambio. 

***

Mª Jesús

 Las letras vienen y van, 

pájaros libres al viento, 

gorjeo de luz y amores, 

que van cayendo en el alma 

con sus notas de misterio 

y su cadencia de paz.

***

Ginebra

D orada tu alma que 

U niendo con pasión 

L os versos que brotan del 

C orazón, 

E namoran y cautivan con 

A dmiración, 

N íveos y sinceros latidos, 

F ieles a tu 

I invocación. Y, 

T riunfantes y exquisitos 

R esuenan los poemas de 

I ngenio, cincelando bellísimas 

O bras que, como el 

N ácar, engalanan y alimentan el 

A lma…

***