jueves, noviembre 10, 2016

"La niñez" (Relato juevero)



Cuando la cámara de mi mente, en algún momento, retrocede en el tiempo, resulta inevitable sentir en mi interior un cierto aire de nostalgia, al recordar a las personas queridas que ya no están conmigo, aunque por otro lado, he de reconocer que la niñez fue una de las etapas más felices de mi vida, la cual recuerdo con tanto cariño y de manera entrañable, el calor humano y protección de mi infancia, y aquella imaginación balanceándose entre las fantasías y los columpios del parque al que tanto frecuentaba con mis amigas.





En aquella época la creatividad y el juego reinaba en mi mundo infantil, me gustaba me contaran historias los adultos, y también me encantaba leer cuentos, por lo que, mi imaginación se disparaba haciéndolos realidad sacando a sus protagonistas de las páginas para darlos vida en mí misma disfrazándome con la ropa que mi madre me dejaba para jugar, haciendo de Hada, Reina o Princesa de los cuentos.




Solía jugar con frecuencia con mis hermanos, a los Juegos Reunidos Geyper, como el parchís, la oca, las damas, también recuerdo que cuando jugaba al ajedrez casi siempre perdía pero nunca me enfadaba porque comprendía que perder formaba parte del juego.




Me encantaba hacer de mamá de mis muñecas a las que trataba como si fueran mis bebés, los mimaba, los protegía, los bañaba, y los daba el biberón, incluso, recuerdo que también hacía de profesora imaginando que las muñecas eran mis alumnas, y yo las iba explicando la lección mientras escribía en la pizarra con las tizas.



Recuerdo con especial cariño aquellos veranos de mi infancia disfrutando en el pueblo de mis abuelos, y las batallitas que mi abuelo me contaba mientras se liaba a preparar un canuto de cigarrillo, o cuando iba a pasear, con su más seguro compañero, su bastón, y llevando la boina que tapaba la calvicie de su cabeza.






Es imposible olvidarme de aquellas calles del pueblo, sin asfaltar, con las mujeres sentadas en las puertas de sus casas, charlando de sus cosas, o criticando a la vecina, y esa sintonía de la radio que se escuchaba desde el interior de las casas con sus puertas abiertas de par en par, sin miedo a que ningún ladrón entrara a robar.





Los niños pasábamos tiempo en la calle jugando con la pandilla de amigos, a juegos inventados, o los que estaban de moda en aquella época como el escondite, el corre corre, el ladrón y policía, el yoyó, la comba, la goma, las tabas, los alfileres, la gallinita ciega, el corro de las patatas y un sin fin de juegos más.




Recuerdo mis primeros vehículos preferidos, mi triciclo, el que tanto trote le di porque me encantaba pedalear, y mi bicicleta, con la que circulaba cerca de los escasos vehículos, sin semáforos, ni cascos, ni tampoco había miedo al peligro.




Al recordar mi infancia me envuelvo en el oxígeno puro de la madre naturaleza que me regalaba la brisa del aire de los campos cubiertos de espigas verdes, flores amarillas o amapoles rojas; los lugares que frecuentaba para bañarme, entre aguas transparentes y cristalinas, que parecían más mares que ríos, con sus arenas limpias de playa.




Pero sobre todo, recuerdo mi infancia, como aquella etapa en la que los días estaban envueltos de paz, armonía, paciencia, donde no había lugar para las prisas, ni agobios, ni estrés, y en las manos cabían otras manos al no estar ocupadas por los móviles porque no existían, y aquel tiempo que parecía transcurrir mucho más despacio que ahora.



Más relatos jueveros sobre la niñez en el blog "Lugar de encuentro"




Safe Creative #0907274170999

129 comentarios:

  1. Now I know what I'm so attracted to you,
    connected with you . . .
    you're so hot, so sensuous
    and so connected with your past, family, heritage . . .
    the reason you are who you are.
    I love this.
    Closing my eyes now . . .
    xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por llegar el primero, amigo Rick, y quería dejar tu comentario contestado antes de irme a dormir, agradeciendo tu fidelidad y compañía, y por tus cariñosas palabras, un lujo leerte, y así es, soy una persona sensible, conectada al pasado, pero a la vez, en mi presente, envuelta en el calor humano, desde la herencia recibida con tanto mimo, y amor, una infancia de lo más entrañable, siempre la recuerdo con mucho cariño. Muchos besos y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. uuff que belleza de relato en algunos de ellos me vi arropada nuestra vida en instantes esta precioso !!!! linda un besote s desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que sea bello mi relato, es de lo más sencillo, lo que pasa es que mi verdadera historia real infantil es en sí tan sentida y tan realmente hermosa vivida desde mi niñez, con tanto cariño, mimo y calor humano, con tanto amor y protección, que mi vida se transmite desde esas palabras sensibles y sentidas. Muchos besos, preciosa, Beatriz.

      Eliminar
  3. Mis queridos amigos y amigas comentaristas:

    Hace unos años tenía escrito éste tema de la infancia en mi otro blog "Mi pluma de cristal" y como para ésta ocasión había que escribir en el relato juevero sobre lo mismo, pues he rescatado del baúl de mi otro blog este relato que trata sobre mi infancia, pero modificándolo en palabras e imágenes para éste otro blog, espero que disfrutéis con mis cosas de la infancia, amig@s mí@s.

    Mil gracias por vuestra compañía, y por vuestros preciosos comentarios, y os informo, como siempre os digo, que sigo respondiendo vuestros comentarios en la entrada anterior, para mí es un placer charlar con cada un@.

    Besos enormes de buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, esto si que es poner pinceladas de un pasado que parece calcado al que yo conozco, que tiempos!! fueron maravillosos años que siempre guardaré en mi corazón y en los que aprendi una hermosa lección de vida, la de no dejar nunca de aprender.

      Un beso

      Eliminar
    2. Es cierto, vaya tiempos, aquellos años maravillosos, en los que la niñez se basaba en jugar con pocos juguetes y más volando con la imaginación, con cualquier cosa inventabas un mundo, eramos más sencillos sin tantos artilugios ni juguetes, no conocíamos los ordenadores ni móviles, ni juegos digitales, y todo era más sencillo, reinaban los juegos que menciono, tan sencillos y los que nos hacían de la niñez un mundo creativo, y qué pena que los niños de ahora se hayan perdido todo ello ¿verdad, Agapxis? Nosotros lo atesoraremos siempre en nuestro recuerdo. Un beso.

      Eliminar
  4. Son muy bellos tus recuerdos querida amiga, fueron tiempos en que la tranquilidad y seguridad permitía disfrutar al aire libre, compartiendo los distintos juegos con amiguitos, también con tu abuelo que tuviste la suerte de tenerlo y disfrutarlo. La infancia feliz y con valores recibidos, es formadora de la persona que hoy eres. Hoy soy abuelo y mi hija trasmite a sus hijos las enseñanzas recibidas. Ellos conocieron algunos de estos juegos pero deben ser cuidados hasta su mayoría de edad. Gracias por compartir. Un beso grande para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te hayas acercado hasta acá, mi querido amigo Migue, me alegra que dejes tus huellas en ésta entrada que trato sobre aquellos tiempos en los la niñez se basaba en la creatividad, y como bien dices, en disfrutar al aire libre con los amigos, qué bien me lo pasaba, la verdad es que mi infancia fue de lo más feliz, y además, era una niña que siempre estaba jugando. Y sí que tuve la suerte de conocer a mis abuelos, y disfrutar de cuando nos contaban sus batallitas, a mí me encantaban, era como si estuviera escuchando un cuento jajajaja. Y así es, desde la infancia nos vamos formando, y así recibes el calor de tu familia, y así te vas haciendo de esa manera, con los valores del cariño y del respeto hacia los mayores. Te felicito, de nuevo, por ser abuelo, ellos te necesitan igual que tú a ellos. Gracias a ti por acompañarme en ésta entrada tan entrañable, me ha encantado que vinieras. Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Hoy María eres todo ternura , pero ternura jugosita he visto en tus palabras a esa niña feliz , corretando entre las calles estrechas del pueblo con sus amigos y sus juguetes , que lindo recordar esa etapa de la vida , creo que sin lugar a dudas la más feliz .Un fuerte abrazo y gracias por compartir algo tan bonito con todos nosotros .Que pases una feliz semana Amiga un besazo fuerte fuerte .muaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me educaron, con mucho mimo, con mucho calor y cariño, con ternura, yo siempre fui una niña buena, nada traviesa, y respetuosa, y sobre todo mimosa jajajaja, pero así me transmitieron tanto calor humano que no me extraña nada que así sea ahora, toda ternura, como tú dices, mi querida Campirela, todo se mama desde la infancia. Gracias a ti por venir a leerme y dejar tus huellas. Que tengas muy feliz tarde - noche, preciosa, y a ver si tengo un rato y voy a tu otro blog a leerte. Un besazo enorme enorme muackssssssssssssss

      Eliminar
  6. Que bello que tus recuerdos sean de esa manera....la mia fue muy parecida pero con el mar de escenario...no me arrepiento de ninguno de mis momentos de niñez..y creo que hasta mis 12 años no conocía de tristezas...pero eso forma parte del crecer, no??.besos niña---un relato muy ameno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo era muy juguetona, con 12 años seguía jugando hasta con las muñecas jajaja, y fíjate ahora con lo espabiladas que están las chicas a esa edad, yo todavía era una niña, como veo que tú también que a esa edad no se conocen las tristezas para nada. Qué bueno, Diva, que tú tuvieras por escenario el mar, eso sí que me faltaba a mí, aunque para mí el río era como un mar jajaja con eso me conformaba y era realmente feliz. Gracias preciosa. Un beso enorme.

      Eliminar
  7. La infancia tiene todo aquello que relatas, toda esa magia entrañable que perdura en el tiempo en recuerdos, verdaderos tesoros. Me llama sí la atención que esas infantes en las fotos del final están bastante creciditas ;)

    Besos con dulzura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infancia está envuelta en un mundo mágico, lleno de creatividad, mi mundo infantil así era, inventaba escenas, creaba juegos, era muy juguetona, y también mimosa, como he dicho antes, creo que, a través de la escritura, se va reflejando en mis textos. Mis recuerdos infantiles para mí son tesoros que siempre guardaré en mi mente y en mi corazón. Las niñas también crecen, por eso mismo, en las últimas imágenes las pongo de más mayores, al final del relato. Dulces besos perlados, Dulce Caballero.

      Eliminar
  8. Que entrada más entrañable, me has hecho viajar contigo a esa etapa tan inocente y bonita, que tan buenos recuerdos te dejó.
    Todos los niños se merecen tener recuerdos como estos, pena que no sea así.
    A mi en la niñez me gustaba hasta la Navidad, cosa que ahora odio.
    Bonita entrada, María.

    Un besazo, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta saber que ésta entrada te ha parecido entrañable por los recuerdos de mi niñez, en ésta etapa en la que la imaginación y el juego era lo más maravilloso. Veo que te gustaba tanto como a mí, la navidad en la infancia, creo que a todos los niños les encanta, porque reina el mundo mágico. Mil gracias por tus palabras, mi preciosa Prozac. Un besazo enorme.

      Eliminar
  9. Maravilloso relato amiga Maria,leerlo me a sido un placer mas que divino pues han llegado a mi cabeza los recuerdo que guardo de aquella etapa de mi vida.
    Un beso amiga envuelto en los sue~os de la infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que a través de mis recuerdos tú hayas revivido también los tuyos, amigo Juan Carlos, y es que cada uno atesoramos nuestros recuerdos infantiles como si fueran tesoros, una etapa tan bonita e inocente, dificil de olvidar y fácil de recordar siempre. Un beso.

      Eliminar
  10. Buenos días preciosa María,

    Muchas de las cosas que has vivido, casi te podría decir que algunas de esas escenas también las viví; sobretodo la situación del bosque.

    Me ha gustado mucho leerte, escribes muy bien.

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, guapísima Noa. Y yo me alegro que también hayas revivido algunas de mis escenas, sobre todo las de la naturaleza al aire libre, a mí esas me encantaban, tengo muy gratos recuerdos de ellas, y a la vez, las siento nostálgicas porque algunos de mis seres queridos ya no están, y entonces también me producen algo de tristeza el recordar cuando antes estábamos todos, y ahora, en cambio, me faltan algunos. Un placer para mí que te guste mi entrada sobre la infancia. Un besazo.

      Eliminar
  11. Creo que muchos sentimos esa empatía con la escribes y describes éste relato, momentos de dulzura que se clavan en esos recuerdos que por instantes queremos volver a capturar, hermoso, querida.

    Juventud, divino tesoro...

    Besos, María :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran verdad lo que dices, mi querida Yayone, que la juventud es un divino tesoro, bien cierto es, bueno más bien diría la infancia, porque con ella nos vamos haciendo, con ella, vamos creciendo, y en ella nos refugiamos para siempre porque la guardamos en nuestro interior, y ahí queda, muy dentro de nosotros, como un tesoro para recordar. Muchos besos, preciosa.

      Eliminar
  12. Hola María.. !magistral! Exagero.. quizás, pero a mi esas cosas contadas con sencillez pero desde el interior del corazon, me pueden y me conmueven.. Esos recuerdos son mis recuerdos, los recuerdos de muchos, que lastimosamente han olvidado, la competividad, el ego, la ambicion, son los nuevos juegos de esta sociedad enferma, que cada día pierde los valores.. Recuerdas cuando eras pequeña como mama te decía, María cuando entre una persona mayor, tienes que cederle tu asiento, cuando vayas a salir o entrar aguanta la puerta y cede el paso a las personas mayores, cuando estés sentada y llegue alguien levántate y dale un beso, cuando estés en la mesa comiendo, no te levantes hasta que hayas acabado, cuando hable una persona mayor no le interrumpas, espera a que termine.. Y a pesar de todo esto y mucho mas eramos libres, libres y felices, porque no se imponía.. se aprendía.. Ahora lo único que se aprende es a mover los dedos en el Smartphone o la PlayStation.. para no tener que levantar la cabeza y que te miren a los ojos..
    Me ha encantado la entrada.. ha sido como una conversacion de esas de mis amigos.. Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, llorenc. Buf que me digas tú que es magistral esta entrada, me hace ponerme colorada, de verdad que sí, mil gracias por verla así, es que me llega alma, tú que eres un artistazo para contar las cosas, yo siempre lo hago con sencillez, así son mis letras, pero como bien te ha llegado mi texto, escrito desde el corazón, que es lo más importante, y que te haya llegado así, de verdad que me encanta. Y qué bueno que tengas esos mismos recuerdos, en aquella niñez donde no existía la ambición, ni la competitividad, y los juegos creativos estaban a la orden del día, nos conformábamos con tan poco y tan felices eramos, no como ahora, que cuanto más quieren más infelices son porque más piden. Y como bien dices, nuestros padres nos enseñaban el valor del respeto y la educación, antes éramos más respetuosos que ahora, eso sí que es bien cierto, pero aún así, éramos felices, con lo poco que teníamos, nos conformábamos, y ahora en cambio, cuanto más tienes menos felices son, el mundo se ha vuelto muy materialista, pero la culpa la tenemos todos, que así lo hemos transformado en un mundo de consumismo, en el que todos tenemos esas maquinitas que mencionas, y más, y todo el día con los dedos bailando, y cuando estamos con alguien suena el móvil y lo damos prioridad, antes que a los que están cerca, ¿hasta dónde hemos llegado? A mí también me ha encantado tu comentario, es como si estuvieras charlando entre amigos, en una conversación entrañable sobre la infancia, aquella que se nos fue, pero que en el fondo sigue con nosotros, porque está en nuestro interior, así nos hicimos, así somos realmente. Muchas gracias por tu compañía. Un abrazo.

      Eliminar
  13. y yo María.... y yo, y tanto.... saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una infancia donde todos cabemos, tú, yo, los demás... Un beso, CARLOS.

      Eliminar
  14. Buenos días, María:
    Muchas gracias por permitirme acompañarte en este paseo por tus recuerdos de infancia. Me he sentido muy reflejado en las vivencias que evocas, más que por su espejo en palabras comunes lo he sentido por la luz de tus sentimientos.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches a estas horas ya, Nino. Y yo encantada de que me acompañes entre recuerdos infantiles, y te veas reflejado en mis vivencias personales, y es que todos tenemos más o menos buenos recuerdos de nuestra infancia, es una de las etapas más felices, por lo menos, para mí, que mejor recuerdo, sin problemas, ni responsabilidades. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Sí que lo parecía, despacio suficiente para pararnos a apreciar la magia de los momentos, esperemos que siga siendo así en alguna parte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época la magia reinaba en los juegos de la infancia, todo se apreciaba entre fantasías y creatividad, era una edad preciosa, Xan. ¡Qué recuerdos! Un abrazo.

      Eliminar
  16. Decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, es un canto a la deseperación, que nos puede llevar la triste realidad. Pero cuando hablamos de la infancia, entramos en nuestra auténtica patria, territorio, mundo, nuestro todo. La sensación de buen salvaje, que vivimos, nuestros hijos ya no la han conocido. Snif!!!
    Me ha encantado!!!
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí que me ha encantado tu comentario, Alfred, muy acertado en todo lo que has dicho, y estoy de acuerdo desde la primera letra hasta el final. Y es que al hablar de la infancia entramos en un paraíso mágico, sensacional, y lo más triste es que los niños de ahora no hayan conocido ese mundo tan simple pero tan rico en creatividad y mágico. Muchas gracias, ha sido un honor para mí el saber que te ha encantado ésta entrada. Un beso enorme.

      Eliminar
  17. Una infancia libre de peligros, de envidias y dietas, donde el pan no engordaba y los amigos lo eran porque si. No olvidemos nunca un tiempo que transcurría lento donde ser feliz era lo natural. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices, que todo era tan natural, hasta el mismo tiempo, has dado en el clavo al decir eso, y el pan qué rico nos sabía y también la inocencia que reinaba en aquella época, ahora parece que los niños son algo más pícaros, con más saber. Un abrazo, Ester.

      Eliminar
  18. Debería estar penado por ley que a un niño le robaran su infancia, esta que has descrito tú tan bonita mi querida MARIETA. Creo que la inmensa mayoría de todos los afortunados que disfrutamos de ella la recordamos parecido a ti ( yo no salía a jugar fuera de casa, salvo cuando íbamos al parque pero sí que recuerdo jugar muchísimo con mis tres hermanos en casa, nosotros en vez de a juegos reunidos.. pasábamos horas y horas jugando con plastilina jajaja de peque teníamos ciudades enteras construidas con plasti... ( me lo has hecho recordar :-) en fin, sintiendo esa tranquilidad de estar rodeados por seres que nos hacían sentir seguros, a gusto y en paz, sin los miedos, ni angustias que cuando vamos creciendo nos persiguen ... allí ( con esa carita preciosa de la niña sentada en ese banco del parque ¿ eres ú? ... siento que sí queeee cosa más rica jajaja entre juegos infantiles y el calor del cariño de los que nos querían sin más preocupación que levantarnos cada mañana a disfrutar de un nuevo día y sí porsuestísimo sin móviles, ni ordenadores ... ¿qué sería de nuestras vidas ahora sin ellos? no sé si son mejores o peores nuestras vidas pero sí se que son muy diferentes ... mi infancia también fue muy feliz pero fíjate con todo no la cambiaría por mi estado actual.. todas las etapas tienen su encanto y todas, absolutamente todas deben ser vividas ... ¿ te imaginas si tu madre te pillara entonces subida a la bici con ese pantaloncito? jajaja

    Mil besos con todo el cariño preciosa mía y muy feliz jueves q cierres los ojos y vuelvas a sentirte igual q entonces MuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, mi querida tocaya, y es una pena que se les robe la infancia a los niños cuando es la etapa más bella, la que cuenta para formarse y ser en un futuro, y qué triste que en aquellos países bajo los niños trabajen cuando lo que deberían hacer es jugar y estudiar. Ya veo que tú no salías al barrio a jugar, pues a mí me encantaba, y también como tú, en casa con mis hermanos jugar a los juegos reunidos, lo que más me gustaba era el parchís. Qué bonitos recuerdos tienes tú también, y es que los atesoramos con tanto cariño que parece nuestro mayor tesoro. No he puesto fotos mías privados, no, no soy yo, no he puesto ninguna foto mía de mi niñez aquí, esas me las guardo para mí, no me gusta que anden por acá en un lugar abierto al público ya sabes que hay gente de todo tipo. Cada etapa tiene su final, y todas tienen sus cosas entrañables, porque por ejemplo, yo recuerdo mi adolescencia entrañable también, cuando todo eran pájaros en la cabeza, jajajaja, y no veas los diarios que escribía, veía otras preocupaciones que ahora me río de ellas jajajaaj. Y es que, como tú dices, todas las etapas deben ser vividas, y disfrutadas, así es, mi querida tocaya. Uy mi madre si me hubiera visto así en la bici jajaja ni te cuento jajaajajajja. Muchas gracias por tu compañía, me encanta charlar contigo, me sacas muchas sonrisas, y me es muy grato leerte y estar aquí cerquita a tu lado. Muy feliz tarde-noche ya porque con este horario que no me gusta nada, se hacen los días super cortos, si es que a mí se me junta el día con la noche, detesto se haga tan pronto de noche, parece que son ya las doce en lugar de las siete de la tarde. Muchos besos con cariño, guapísima muackssssssssssssssssssssssssssssssssssssss.

      Eliminar
  19. Con tu relato has hecho que recuerde la mía. Un tiempo muy hermoso donde aprendimos, disfrutamos, reímos, etc. Entrañable!!

    Beses guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una etapa mágica, llena de encanto, de ilusión, de juegos, la etapa de la niñez, es el mundo de la creatividad, y de la fantasía, una etapa preciosa y entrañable, y me alegra que mi relato te haya hecho recordar tu infancia. Besos, guapísima, Rosana.

      Eliminar
  20. La infancia: ese tramo de nuestra vida, donde siempre son posibles los milagros y el clima que recordamos de ella, es el de la felicidad en todo tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tienes razón, parecía que en la infancia había milagros como cuando los Reyes Magos, qué ilusión esa noche, cuando se creía que hacía magia, qué felices con tan poco. Besos Juan L.

      Eliminar
  21. Últimamente leo mucho por la Red:"extraño esa época en la cual lo único importante era colorear sin salirme de la Raya"
    Una infancia muy bonita,como debe ser, mi bella alma gemela.

    Mil besitos, querida mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonita esa frase que me has dejado, con ella me has recordado lo mucho que me gustaba colorear y dibujar. Besitos enormes, mi bella alma gemela.

      Eliminar
  22. Precioso paseo por tus recuerdos.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paseo al pasado, a esa infancia tan entrañable, tan mágica, tan llena de ilusión, una infancia tan llena de cariño, sobre todas las cosas. Un abrazo y feliz tarde, Rafae.

      Eliminar
  23. Amigos acercaros a oír desde el silencio, el caudal de agua vendita
    que brota de las letras como susurros al viento, vientos capaces de
    dejarnos impulsivos y listos para recuperar la infancia tan necesitada
    en almas, corazones si, corazones inexpugnable y amorosos donde
    las entradas de su sangre salen después como un torrente de
    plena naturaleza la que incansable se posa en mis dedos incansables
    y sin tregua capaces de dorar las aguas que nos brota de sus letras.
    Dijo Federico (para los amigos) que nunca dejemos de ser niños...
    Frase vendita en boca de un poeta y que repite la anfitriona y señora
    de las letras que afortunadas, redoblan los tambores en la guerra
    guerra en los campos llenos de amapolas por las tierra castellanas.
    El cielo se forja de seres que aman, quieren y nunca se doblegan
    al mal que como un lobo al que alimentamos con la sabia
    de la paz y la cordura es capaz de dejarnos soñar como así lo hace
    la señora que todo lo repone y lo hace lucido aun en las noches
    negras muy negras, donde pueblan los murciélagos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué gran Poeta eres, amigo antonio, tus versos siempre intensos fluyendo de ti, inmensa es tu inspiración, como un pozo sin fondo, me encanta tenerte aquí, y leerte siempre así, siempre tan generoso, me siento en deuda contigo, mi querido amigo, eres lo mejor de lo mejor, y es un lujo tenerte aquí, y allá en el face, gracias por existir y por recordarme que no sólo los poetas famosos dicen cosas bellas, también los que no son tan famosos pero sí entre la gente amiga. Muchos besos.

      El cielo se viste de magia,
      y mi blog también con tu poesía,
      se envuelve en magia,
      con la gracia de tu poesía.

      Eliminar
  24. Leído lo leído... voy a ser breve: "Salud, ilusión, suerte y un beso, María".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que fuiste breve esta vez, Eloy, yo también lo seré para no ser distinta. Gracias por tus buenos deseos, igualmente. Un beso.

      Eliminar
  25. preciosa entrada, maría. la infancia es mágica y especial. resulta divertido recordar la visión ingenua de las cosas que teníamos entonces.
    los juegos reunidos eran lo más. yo creo que todavía se fabrican, quizá pida uno a los reyes. también jugábamos al parchís, a lar cartas, a las damas... el no tener internet estimulaba la imaginación.
    yo suelo entenderme mejor con la gente que tiene un punto infantil y con la que te puedes reír con las mayores tonterías.
    besos, maría, preciosa entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así como lo dices, chema, así es como es, mágica y especial, y qué ingenuos éramos, cuando todo era inocencia, y nunca maldad, qué sanos eran aquellos tiempos, ¿verdad? Los juegos reunidos todavía los conservo, uno de los juegos que no me deshice de él, porque para mí tienen mucho significado, pasaba horas jugando con mis hermanos, pero no sabía que todavía se fabricaban esos juegos. A mí el parchís me encantaba, veo que tú también jugabas y a las damas, también me gustaban, pero las cartas no tanto. Y qué razón tienes al decir que al no tener internet los niños se estimulaban más con juegos creativos, y no como ahora que solo están con las maquinitas ya desde muy pequeños con el móvil. A mí también me gusta estar con niños, te dan mucha frescura y felicidad, lo que pasa que tú te relacionas más con ellos por tu trabajo, en cambio yo, pues no. Cómo me alegra que te haya gustado mi entrada, chema, gracias. Besos.

      Eliminar
  26. Recordando tu infancia me ha hecho recordar a la mía pues son muy parecidas, también jugaba a los juegos reunidos con mis hermanos aunque algunas veces si que salíamos riñendo y del resto de los juegos también me acuerdo mucho y cosa curiosa también pasaba las vacaciones de verano en el pueblo en la casa de unos tios pues mis abuelos fallecieron siendo yo muy pequeña y para mi desgracia no tengo recuerdo de ellos ni maternos ni paternos.......que años tan maravillosos nos tocó vivir y cuanto disfrutamos sin tanta tecnología.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita tu infancia también, querida CHARO, y es que a través de la infancia de unos y otros, siempre nos trasladan a la nuestra, así es. Ya veo que tú también jugabas a los juegos reunidos con tus hermanos, pero salíais riñendo, a veces eso puede ocurrir, pero en mi caso no era así. Y solías ir al pueblo de unos tíos, lo peor es que no tengas recuerdos de tus abuelos, pero a cada uno nos toca lo nuestro, y así hay que aceptarlo, como venga. Gracias por compartir tus vivencias personales infantiles. Besazos.

      Eliminar
  27. Um texto fantástico maravilhoso de ler. Muito bom

    Bjos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Larissa, me alegra te haya gustado mi texto de la infancia. Besos.

      Eliminar
  28. Qué precioso viaje a través del recuerdo que nos dejas! Gracias por dejarnos disfrutar de este momento donde estoy segura,todos hemos leído parte también de nuestro propio pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, preciosa lunaroja, por venir a leer mis recuerdos infantiles, seguro que tú tienes los tuyos también entrañables, porque casi todos guardamos bellos recuerdos de la niñez como algo mágicos. Un beso grande.

      Eliminar
  29. Me ha gustado mucho el relato, relatas una infancia que debe estar cerca de la mía en el tiempo, con una narración deliciosa.
    El final te ha quedado de lujo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya parecido de lujo el final de mi relato, en realidad, para mí toda mi infancia está tan llena de buenos recuerdos, que es dificil poner todo en un relato, pero bueno, algo de mí dejo aquí, en cada retazo, en cada frase, va marcado mucho de cómo soy hoy. Besos, Juan Carlos.

      Eliminar
  30. ¡Qué importante la infancia para convertirnos en la persona que seremos después!.Un bello relato de un tiempo feliz donde los haya y no me cabe ninguna duda de que tú lo fuiste.

    Un abrazo María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, que sí, muy feliz, una época de mi vida, la que mejor recuerdo, la de la infancia, rodeada de mucho cariño y mimos, como soy la pequeña de la casa, todos los mimos y cariño iban para mí. Un abrazo, amigo joaquín.

      Eliminar
  31. Es notable la inspiración con que escribís. Planteaste bien el relato de tus recuerdos infantiles.
    Muy bien elegidas las imagenes.
    Y metiste algunas de las que son particulares del estilo de lo que soles escribir. Me gusta. Podrías utilizar otras vez las imagenes ciclisticas. O usarlas para inspirarte en algo.
    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena idea me has dado con lo que dices de las imágenes ciclistas, la verdad es que son muy sensuales, y quise dar un toquecito mágico sensual a ésta entrada de la niñez con las últimas fotos, algo ya grandecita la niña, como ves. Y sí sería buena idea hacer otra entrada con ellas. Qué bien que siempre me estás dando ideas, mi buen amigo Demiurgo, eres un solecito, de verdad que sí, gracias enormes, por tantas como me das. Veo que tú no hiciste ningún relato sobre tu niñez, y ¿sabes? sí que me hubiera gustado un montón conocer la tuya, ver qué te gusta o qué hacías de niño, y me quedé con ganas de descubrir de ti aquello que viviste en tu niñez, imagino que habrás sido feliz como casi todos ¿verdad? Sí que hubiera sido genial hubieras escrito algo y hubieras metido tus comics, o esa fantasía siempre brillantes con tus ideas, ¿sabes que a mí me encantaban los comics de niña? buf ni te cuento los que me leía, montones de ellos. Gracias por siempre estar, mi querido amigo. Besos muy especiales.

      Eliminar
    2. Ah, se me olvidaba decirte, que en ésta entrada no hay ninguna fotografía mía particular, son todas de la red, porque no quiero poner mis fotos de niña en éstos medios abierto al público, como antes he dicho, porque a saber quién las puede manipular. Más besos especiales.

      Eliminar
  32. Que bonitos recuerdos, joder; que bien me lo pasaba yo con los "Juegos Reunidos". Mis hijos todavía llegaron a jugar, con uno de esos antiguos, que lo guardaba yo desde pequeño, mira si tenía ya años.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también guardo los juegos reunidos, y están nuevos, lo que no recuerdo es si fueron los segundos que compraron jajaaj, seguro que sí, pero bueno, sea cual sea, los sigo teniendo, incluso, en navidades seguimos jugando a ellos. Me alegra que también tú los conserves y sigan jugando tus hijos con ellos. Besos, Rafa.

      Eliminar
  33. Buenas noches preciosa

    Que lindo es recordar la niñez, la vida era tan sencilla y simple. Todo se resumía en ser feliz
    Muy bello tu relato, incluso me sacastes una sonrisa..
    Un beso querida amiga Maria
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, mi querida amiga Isa Iss. Y además de verdad que sí, es entrañable recordar aquellos años, ya tan lejanos, pero que al recordarlos, los acercamos a nuestro corazón atesorados. Y qué feliz aquellos tiempos con tan poco y tanta inocencia y magia en nuestros días. Un beso enorme, preciosa.

      Eliminar
  34. excelente relato es un gran placer leerte kisses my friend. andy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío tenerte aquí, andy. Un beso enorme.

      Eliminar
  35. Pues sí, estoy contigo en que lo mejor de las infancias nuestras es lo que nos describes en los últimos renglones.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  36. En gran medida, somos siempre infancia...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué gran verdad lo que dices, Pedro, creo que siempre tendremos la niñez en nuestro interior, nunca se irá esa etapa porque formamos parte de ella. Un beso.

      Eliminar
  37. Un retrato de la infancia de otros tiempos de tranquilidad y sosiego en las calles. Somos la generación de los juegos reunidos Geyper,los de jugar en las calles sin miedo a nada.
    Gratos recuerdos los que traes a nuestra memoria María.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente lo que has dicho, Puri, porque así es, como un retrato de la infancia, éste es mi relato, éste es mi retrato, aunque no vaya en imágenes, sí en palabras, en todo lo que he contado, y yo también creo que somos todos de la generación de los juegos reunidos, de aquellos tiempos, donde las prisas no existían, ni tampoco los móviles, y todo era más tranquilo. Besos.

      Eliminar
  38. Passando para te convidar ao nosso blogue.

    Bjos
    Bom fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, en cuanto tenga un ratito, me paso por tu blog, es que voy en patinete, despacito, a mi aire. Besos, preciosa, Larissa.

      Eliminar
  39. Gracias por el fiel reflejo de aquellos años,parece que siempre fuimos niños (se guardan mejor aquellos recuerdos que los de hoy)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, aquellos recuerdos son perennes, parece mentira que se recuerden como si hubieran sido hace poco, con los años que han pasado ya, y es que algunos recuerdos de la infancia son inolvidables, se quedaron grabados para siempre. Besos, José Manuel.

      Eliminar
  40. Qué bonito y tierno recorrido por la infancia, mi querida amiga… Allí donde no existe tiempo ni espacio, donde todo es cual prado florido por el que corretear y disfrutar de cada instante…

    Hermoso!!

    Bsoss y cariños, mi preciosa, María… Siempre un placer leerte, y sentirte… ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magia, ilusiones, fantasía, aquel mundo tan tierno y tan entrañable, el de la infancia, rodeada de juegos y de cariño, así la recuerdo, con felicidad, mi preciosa, Ginebra, seguro que la tuya también fue así, y atesoras tus recuerdos en tu mente como algo especial. Besos inmensos con cariño, y un placer, igualmente es para mí, leerte.

      Eliminar
  41. He leído y en algunas cosas, supongo por la edad, o por el entorno... me he visto en tus letras.. Cosas similares... Aunque, por mis hermanos me he visto en aventuras increíbles... como dijo aquel.

    Es bello tener recuerdos así. Eso nos hace también tener una gran riqueza interior y una proyección hacia los demás.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te hayas visto reflejada en mis letras, como muchos de mis amigos y amigas comentaristas, entre juegos, fantasías, e ilusiones, y sobre todo, creatividad para inventar juegos y juguetes, algo maravillosa la etapa aquella, tan lejana, pero a la vez, tan cercana en recuerdos. Parece que tú has tenido aventuras con tus hermanos, también yo, y con mis primas, amigos etc, son demasiados para poder escribirlos en unas líneas. Un beso muy grande, mi querida Mag.

      Eliminar
  42. Chaque enfance est différente, mais la nostalgie de l'enfance est la même pour tous.
    Besos, Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada infancia es diferente pero a la vez tan parecida, y se recuerda con cariño. Un beso enorme, Mirone.

      Eliminar
  43. !Que belleza de relato! Cuanta añoranza en ese viaje, lleno de amor, inocencia, libertad. Las imágenes son preciosas. Que gusto da leerte, perlada.
    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío de que me leas y disfrutes de mis vivencias personales, mi preciosa Yessy, un honor es para mí tenerte aquí entre mis letras y vuelos infantiles. Un beso de lo más grande, querida amiga.

      Eliminar
  44. La infancia es ese paraíso perdido, al que queremos regresar, nos guste reconocer o no.

    Un beso, dulce María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran verdad lo que has dicho, mi querida Albada, así es, aunque está algo lejana la infancia, siempre volvemos a ella entre recuerdos atesorados de nuestro pasado. Un beso enorme.

      Eliminar
  45. Una infancia en armonia con la naturaleza, tu relato es magnifico y las fotos con que lo acompañas son preciosas, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi infancia hubo muchas vivencias al aire libre, disfrutando de la naturaleza, las recuerdo de manera entrañable. Me alegra te haya gustado mi relato, preciosa MOLI. Besos muchos.

      Eliminar
  46. Hola; es un texto que también me trae a muchos recuerdos que, creo, que tuvimos todos, como flashes que a un le viene con un objeto, un gesto o un paisaje. Incluso el descubrimiento de nuevas sensaciones, como el aire libre. También noto que el texto está bien llevado. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó lo que dijiste sobre los flashes que vienen con un objeto, gestos o paisajes, lo enfocaste genial, Pablo, me gustó. Es en la etapa donde se comienza a descubrir todo, y también donde comenzamos a volar con la imaginación. Un beso.

      Eliminar
  47. Una época maravillosa la que viviste, todas esos juegos llenos de imaginación y compañerismos, y los disfraces eran una gran ayuda para entrar en ese mundo fantástico de los cuentos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaba jugar, fui una niña muy juguetona, inventaba juegos, y jugar con mis amigas, qué tiempos aquellos, qué maravillosa época. Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  48. Los tiempos han cambiando mucho. Ahora los juegos en la calle son menos comunes, pero pienso que también se debe a que los padres son más protectores y tienen más miedo. Yo también echo de menos mi infancia y no darse cuenta de los problemas que ahora nos suponen tantas dificultades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si serán ahora más protectores los padres, yo también creo, que en aquellos tiempos lo eran, y mucho, por lo menos conmigo y mis hermanos, mis padres eran así, yo creo que depende de cada familia. Los juegos al aire libre, en el campo, los recuerdo de manera entrañable, así como los juegos en el barrio, me encanta recordar aquella época aunque también me venga algo de nostalgia por los que ya no están. Un beso, Re.

      Eliminar
  49. La niña feliz que fuiste es lo que hizo posible que ahora trasmitas textos tan dulces como este. Qué sigas siendo feliz por encima de otros condicionantes, María.- Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, amigo JR, por tus palabras. Y sí que se demuestra lo que alegas, cobijada desde mis dulces vivencias infantiles, por encima de todo. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  50. Aisss..., María. Has despertado todo mis recuerdos que son muy parecidos a los tuyos. No sabes lo que te agradezco la entrada y ser la entrada que me vuelve a ti después de tanto tiempo.
    Ojalá vivan para siempre en nuestra memoria!! Precioso.
    Mil besos, princesa.
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me da volver a verte, C. Lucía, ni te imaginas, cuándo te vi aparecer en tu blog, allá que fui volando, un placer tenerte aquí, mi preciosa amiga, gracias enormes. Y qué bueno que te haya despertado tus recuerdos, que sean tan parecidos a los míos, y se enlacen en nuestras memorias. Un placer para mí. Besos inmensos, preciosa.

      Eliminar
  51. Qué tiempos, María. Aunque yo tengo recuerdos de luces y sombras.
    Los niños de ahora ya no juegan en las calles, y me temo que cada vez leen menos libros y juegan más con las tablets, videojuegos , etc. Pero como siempre habrá de todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, querida Celia, así es, los niños de ahora están todo el tiempo con las maquinitas, y ya no juegan tanto a imaginar, ni se conforman con poco, ahora quieren más, qué pena que no hayan vivido aunque sea unos segundos aquellos tiempos donde la fantasía reinaba por encima de todas las cosas. Besos.

      Eliminar
  52. Una bella nostalgia. Besos.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amapola. Muy feliz tarde. Besos.

      Eliminar
  53. wow Maria que hermoso todo!, acá en Uruguay tenemos una noche " la noche de la nostalgia" jaja y se sale a festejar, se escucha música vieja, la gente se disfraza como antes, incluso hay disfraces de elementos antiguos muy bizarros, se pone todo creativo.
    En fin, sabes que tiene de lindo la nostalgia? que quiere decir que estuvimos bien, que estuvimos felices, por lo tanto en algún momento optamos por los caminos correctos.
    obvio que no es vivir en el pasado. Pero si valorarlo como parte de lo que somos, y verlo como momentos muy certeros, es que en resumen la vida es eso, esos momentos. así que tener nostalgia quiere decir que hicimos las cosas bien, o al menos tuvimos momentos muy felices. esa brisa pura que tuviste que nos trasmitís, hace que seas esa frescura ahora.
    brindis por la nostalgia del futuro. ( hoy estoy que quiero brindar por todo)

    abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué bueno que allá en Uruguay tengáis una noche de nostalgia para recordar entre festejos con música vieja y disfrazados, no lo sabía, preciosa Michelle, mil gracias por decírmelo. Tienes mucha razón cuando dices lo de la nostalgia, y es porque, todo fue tan bonito, que ahora al mirar para atrás se recuerda de manera entrañable, aunque no me guste mirar al pasado, pero sí en alguna ocasión, como ahora, que he tenido que hacer un relato sobre esta etapa. Y es que somos lo que hemos mamado, lo que hemos vivido, y no podemos ignorarlo, por eso está bien, dedicar una entrada a esta etapa, me gustó escribir el relato juevero sobre este tema. Mil gracias por tu lindo comentario, y yo también brindo contigo. Un brindis y un abrazo, preciosa.

      Eliminar
  54. Es magnífico poder esos recuerdos, haber vivido esa infancia. La nostalgia está bien porque surge de lo que se añora por haber vivenciado y los tuyos son intensos. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer haber participado en el relato juevero y tú hayas sido la anfitriona, María José, te felicito por el tema que nos hiciste escribir, me encantó. Y tienes razón, la nostalgia surge de las vivencias entrañables e intensas. Gracias a ti. Un beso.

      Eliminar
  55. la infancia es un momento que sentimos como único aunque en realidad es muy parecida a lo que experimentan los demás. he disfrutado mucho el leerte pues mediante tu escrito he evocado mi propia infancia.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y encantada estoy de que a través de mi relato hayas podido evocar tu propia infancia, querido DRACO, ha sido un placer para mí que sientas tu propia infancia, como lo han hecho los demás. Un beso.

      Eliminar
  56. María, de esta entrada, que me ha gustado mucho porque trasluce bastante de ti, me quedo con ese abrigo que tienen que sentir los niños en su infancia, y que debería de ser por decreto y, esto te lo juro... me encanta tu bicicleta.

    Un beso en el sillín! :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quédate con lo que quieras de mi texto, y ese calor que debe sentir un niño, así debería ser siempre, el abrigo y protección de los mayores pero sobre todo, del cariño. Ah ¿te gustó la bici, eh? pues esa sí que no la presto jajaja. Un beso, Sbm.

      Eliminar
  57. Exelente historia. Cuando solo uno pensaba en jugar o en Enero esperando las vacaciones de verano.
    Me recuerda a mi infancia tambien. Los amigos de la cuadra. Jugabamos a la pelota, a la mancha, escondidas, rayuela. Cuando llovia dibujabamos, jugabamos a juegos de mesa como el ludo, las damas, el juego de la vida.
    En enero o febrero de vacaciones a una casa que mis padres tenian en el mar. Jugar con los chicos de alli. Los videojuegos, tirarnos con las olas, andar en bicicleta, etc
    Cosas que ya el tiempo se las llevo para traerme a la prisa y locura de estos tiempos. Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por compartir tus vivencias infantiles, amigo Gustavo, me gustó mucho conocerlas, muy agradecida por compartirlo con todos. Y mira que cuando dices enero que tenías vacaciones de verano, a mí me da frío ese mes jajaaj porque aquí es invierno total, y son las vacaciones de navidades, vivimos en esferas contrarias, así que imagino que cuando pienses que allá en julio es invierno, piensa que acá estamos en pleno verano. No conozco ese juego de la rayuela ¿en qué consiste? Y mira ya ves, ahora los niños, que bien saben de tecnología y conocen también la locura de estos tiempos de prisas. Un fuerte abrazo, amigo y un placer leerte.

      Eliminar
    2. Hola quem tal. Si. Seguramenta habras visto en mis entradas de junio, julio, agosto que muchas se referian al frio, la lluvia, etc que hace aqui por estos tiempos. Ahora esta por llegar nuevamente el verano. La rayuela consiste en dibujar en la vereda numeros del 0 al 10. el 0 es tierra el 10 es cielo. Habia que tirar una piedrita en un numero empezando por el 1. Obvio que los primeros eran mas faciles. Porque luego de tirar la piedra se debia saltar en un pie hasta llegar a el numero. Y a medida que se avanzaba era mas dificil. Y el primero en llegar a el 10 era el ganador

      Eliminar
  58. Muchas gracias por pasarte por los Montes de Toledo. Y respecto a lo que escribes sobre la niñez se parece en mucho a la mía. Bonita utopía de la que venimos. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir a leer mi entrada de la niñez y comentarla. Cada uno recuerda su niñez a su manera, aunque los recuerdos de unos y otros creamos sean parecidos, cada uno tiene sus vivencias entrañables. Un beso, Javier.

      Eliminar
  59. Por eso tienes una adultez (y disfrutas) de una sexualidad tan libre y placentera; porque viviste una infancia igual de libre y placentera. Me gusta creerlo así.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto leer lo que has dicho, Julio David, yo también lo pienso así, tan bien como tú lo has dicho, así crecimos, nos hicimos, y así somos de adultos, desde lo que hemos venido palpando con amor, así es mi adultez, disfrutando con mucho amor y placer. Creélo, porque así es. Un beso enorme.

      Eliminar
  60. Es todo un ejercicio de nostalgia el que haces aquí. Has repasado todo nuestro mundo de la infancia, desde la relación con los abuelos hasta esos juegos tan increíbles, la bici (por cierto, que esa foto de la improvisada ciclista me parece muy sugerente, je, je) A mí me ha gustado mucho la de los juegos reunidos Geyper. Cuantos recuerdos nos traes a la mente... Dicen que la infancia es la parte más importante de la vida, donde se crea nuestra personalidad, nuestros valores. En muy pocos años, captamos más cosas de la vida que en el resto de ella. Somos como esponjas. Y esos recuerdos, a los que volvemos tantas veces, conforman ese refugio seguro al que, siempre que estamos mal, volvemos para encontrarnos en paz. Tú lo has reflejado perfectamente en tu texto, María. Hemos viajado en tus letras a aquellos años. Muchísimas gracias por llevarnos contigo.
    Un besazo amiga. Que tengas muy buena noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago un repaso de manera abreviada de mi infancia, es que es imposible poner todo, pero me he quedado con muchas cosas en el tintero, ya que toda una infancia no se resume en pocas líneas, sino más bien debería hacerse en varios capítulos.

      Qué bueno que te haya traído recuerdos de la infancia, yo creo que casi todos los que comentáis esta entrada conocéis porque habéis jugado a los juegos reunidos tan famosos.

      Un placer que hayas viajado entre mis letras e imágenes con aquellos años tan entrañables de la infancia.

      Por cierto, sí que es muy sugerente la imagen de la bici jajaja, parece que no ha pasado desapercibida ¿eh? claro que creo que más bien es la chica de la bici en sí lo que llama la atención, no la bici jajaja.

      Un placer tenerte aquí, Isidoro, veo que poco a poco te vas acercando a las primeras entradas, inmensas gracias por el interés que estás demostrando leyéndote todas.

      Que tengas una muy feliz tarde, hoy por aquí, lluviosa.

      Un besazo enorme, mi querido amigo Isidoro.

      Eliminar
  61. Quiero hacer mención especial a una persona llamada Rosa Martínez, como agradecimiento por haber tenido interés en ésta entrada, ya que muy amablemente, me ha escrito un email, diciendo lo mucho que la ha gustado éste texto y me pide permiso para usarlo en su clase de educación de adultos del centro de mayores, donde actualmente ella da clase, porque la gustaría incitar a que hicieran algo parecido, la cual ya la respondí hace unos días diciéndole que por supuesto, tiene mi permiso para ello, y desde aquí, la vuelvo a agradecer el interés que ha tenido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  62. La infancia es la etapa más bella de la vida: magia, sinceridad y la imaginación como un caballo encabritado. NO vuelve, pero si se queda en el corazón. Hay que buscarla en él. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Carlos, que la infancia es la etapa de la magia, sinceridad e imaginación, y siempre intentamos, de una u otra manera, volver a ella. Un abrazo.

      Eliminar
  63. También tuve la suerte de disfrutar de una infancia tranquila, llena de amor y de juegos en la calle con los primos y amigos del barrio. Esos tiempos los percibo ahora como los más agradables de mi vida.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Cierra los ojos, vuela y deja que tus latidos escriban por ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...