domingo, junio 26, 2016

"De rodillas"



De rodillas
entre transparencias,
te tiento hacia el pecado,
goteando de líquidos fluidos,
ofreciéndome a la dureza de tu hombría.

Me asaltas
empuñando tu espada con bravura, 
hincando rígido con fiereza tu callo,
fornicando el viaje hacia la indecencia,
hasta el último centímetro de mis adentros.

Me extirpas 
el alma en cada embestida,
suicidando cada poro de mi dermis,
envenenando la miel entre mis surcos,
tambaleando mi cuerpo entre sollozos suspirados.

Safe Creative #0907274170999

lunes, junio 20, 2016

"Desde lejos" y "Eclipse" (Semanas 24 y 25 de 52)



Furtiva tu sombra en la noche,
se cuela por la ventana de mi memoria,
comprimiendo mi voluntad,
desafiando al tiempo,
burlando al destino,
retando al desvelo.

Se columpia suspendido tu apetito,
por entre mi cuerpo ovillado,
lamiendo la humedad de mis sueños,
carcomiéndome la piel,
enroscándose tu lengua, 
entre mis sábanas arrugadas,
musitando celosas las paredes.

Desde lejos se confunden los sonidos,
que se desvanecen en el vacío,
volteándose por el precipicio del ensueño,
hasta quebrantar el eclipse diabólico.

Safe Creative #0907274170999

miércoles, junio 15, 2016

"Campaña contra la censura" (Relatos jueveros)



Mara Laira, más bella y segura que nunca, se dirigía de camino hacia el lugar donde iba a dar su primer mitín y reivindicar los derechos de libre expresión en su campaña contra la censura machista. 

El salón estaba abarrotado de gente esperando ver aparecer a Mara, hasta que, en el momento de hacer acto de presencia, el público le comenzó a aplaudir, y ella, con paso firme, a pesar de los tacones tan altos, se fue acercando al púlpito, mientras iba moviendo, de manera sensual, su cuerpo.

Mara lucía un ceñido vestido rojo, con pronunciado escote, enseñando sus encantos, y dejando entrever parte de sus senos, destacando aún más la esbeltez de su cuerpo, por lo que, todas las miradas, con deseos palpitantes, se clavaban en sus curvas y redondeces, con ganas de desnudarla y hasta de tocarla. 




Después de saludar y agradecer a todos los presentes, Mara se sentó en un sillón para comenzar con el discurso del mitín.





- Me parece realmente una injusticia que, en pleno siglo XXI, en los medios sociales, coarten y violen los derechos de libre expresión, quiero poner a modo de ejemplo, el de un profesor que hace poco publicó en Facebook la obra de arte, pintada en 1966 por Gustave Courbet, denominada, "El origen del mundo", siendo censurada y bloqueada su cuenta porque según Facebook violaba los términos de uso, por lo que el profesor, interpuso una demanda por violar su derecho de libertad de expresión, hoy pendiente aún de juicio.




El público no dejaba de interrumpirla entre aplausos y gritos mientras exclamaba: ¡bravo! ¡bravo! ¡fuera censura! Mara a la vez que continúaba hablando, de manera sensualmente erótica, se iba quitando una prenda.





Y proseguía diciendo: - Parece mentira que en la actualidad todavía exista tanto machismo en nuestra sociedad, y que ello quede en evidencia en las redes sociales que son capaces de censurar imágenes femeninas por el simple hecho de enseñar los genitales, las nalgas, los pechos, incluso la fotografía de un parto, que es un hecho tan natural como la vida misma, por considerar las imágenes "demasiado explícitas", cuando el cuerpo de una mujer no es pornografía y nada de pernicioso, sino todo lo contrario, es belleza, creación, poesía, sensualidad, arte divino, y en cambio, me parece indignante no censuren las imágenes violentas. 

Mara seguía desnudándose mientras continuaba con su discurso a la vez que gritaba en voz alta: - ¡Basta ya de censura! ¡arriba la libertad de expresión!





El público, sin quitarla ojo, seguía aplaudiendo cada vez con más fuerza, como si estuvieran extasiados de lo que tenían delante de sus ojos, repitiendo las mismas palabras que Mara: ¡bravo! ¡basta ya de censura! ¡arriba la libertad de expresión!





Para Mara de nada servían las palabras sino iban acompañadas con la práctica de los hechos para que un mitin tuviera valor, y así fue como ella fue dejándose la piel con el predicar de sus palabras, y como poco a poco fue quedándose medio desnuda de cuerpo, para ratificar también con hechos su discurso.



A punto de terminar su conferencia, Mara se acercó al público, dirigiéndose amablemente a uno de los espectadores, diciéndole: - ¡ven conmigo! tú me ayudarás a quitarme la última prenda para dar por finalizado el broche final de mi campaña contra la censura. 





A la entera disposición de Mara, las hábiles manos del asistente, fueron quitando la última prenda de su cuerpo, hasta dejar en su piel la rúbrica de su firma, vistiéndola de lúbrico deseo, y él guiñándola un ojo, con su miembro endurecido y su voz susurrante la dijo al oído: - Te espero a la salida...






Más relatos jueveros sobre campañas en el blog de Encarni.



Safe Creative #0907274170999

viernes, junio 10, 2016

"Tormenta"





Hoy serás mi esclavo,
atado a mi dominio,
sometido a mi placer,
encadenado a mis deseos,
aprisionado entre mis pechos,
amarrado a la cárcel de la esclavitud,
las sogas apresarán las venas de tu delirio.

Mi hambrienta boca pervertirá tu cuerpo,
mi lengua lasciva esclavizará todo tu ser,
mis tentadores labios succionarán tu virilidad,
sufriendo el castigo de la amarga letanía,
hasta morir desgarrado entre alaridos.

Serás metamorfosis,
 desde tormenta de verano
hasta desencadenar en ti
la lluvia derramada.


Safe Creative #0907274170999

miércoles, junio 08, 2016

"En ti"



Me trenzaré en tu poema,
arañando el vacío que me invade,
para resucitar de esta avariciosa apatía,
que hace descansar mi voz 
en la vitrina del silencio,
enmudeciendo la habitación 
de la cordura de mi boca.


Agujearé las paredes del mutismo,
escalando entre los eslabones de mis perlas, 
hasta ascender al tejado 
que ilustre tu cuerpo, 
trazando en tu piel 
una balada de sonetos,
con la musicalidad sonora de mis besos, 
depositando en ti mis versos.



Safe Creative #0907274170999

lunes, junio 06, 2016

"Desde el mismo sol" (Semana 23 de 52)






Cuerpo de mujer,
esencia poética,
santuario divino,
templo desnudo,
lienzo sagrado.

Cuerpo de mujer,
puente de tu carne,
arco de tu hambre,
gemido de tu piel,
agonía de tu latido.

Cuerpo de mujer,
tacto de seda,
plegaria perlada,
resplandor de luz,
Diosa desde el mismo sol.



Safe Creative #0907274170999

viernes, junio 03, 2016

"Huellas"



Es el roce de tu mano lasciva,
quién desnuda mi piel,
adicta a tus caricias...

las que me tientan...
me peregrinan...
me pervierten...
me lubrican...
me incuban...
me someten...
me doman...

hasta el dilatado alarido de mis poros.

Son tus inquietos dedos,
los que me dibujan huellas indelebles,
zambulléndose en mi líbido cáliz,
incubando la oculta promesa contenida,
anidando agonizado el flagelo disipado. 



Safe Creative #0907274170999

lunes, mayo 30, 2016

"Así" (Semana 22 de 52)



Cierro mis párpados,
abrocho mis pestañas,
entreabro mi pensamiento 
a tu difuminada silueta,
te atraigo hacía mí...

 Implorándote...
abrázame fuerte
más fuerte todavía,
más mucho más.

Quiero oirte respirar,
tus latidos cabalgar,
sentirte todo y más...
mucho más...

Quiero inhalar tu aliento,
beber de tus labios,
humedecer tu boca marcándote
con besos de rojo carmín.

Y te vas adentrando 
más en mí...
en mi alma,
en mi cuerpo,
en cada suspiro,
en mi palpitar...

No quiero que me sueltes,
balancéame a tu antojo,
haz de mí tu columpio,
el vaivén de tus caprichos,
sigue así no te detengas...
así... 
así...
así...

Vibrando nuestros cuerpos,
erizando los suspiros,
dilatando mi vertiente,
ahogando los gemidos,
exfoliándome la piel,
agitados...  lubricados...
amarrados... encadenados...

Hundiéndonos en la profundidad del abismo,
perpetuando nuestros gemidos hasta el infinito.

Así, contigo en ti.



Safe Creative #0907274170999

jueves, mayo 26, 2016

"La estatua de cera" (Relato juevero)



El joven Alex y sus amigos llevaban varias horas caminando por el Museo de Cera, pero él ya no podía más, estaba tan cansado que decidió sentarse a descansar en una de las butacas que había en un rincón, mientras el grupo con la guía siguieron andando hacia la salida, porque ya iban a cerrar el Museo.


Al cabo de un rato, Alex, se dió cuenta de que enfrente de él alguien le observaba y le miraba fijamente a los ojos.




Se trataba de una de las estatuas de cera, algo misteriosa, como si fuera una gata perversamente seductora, se quedó observándola, detenidamente, y cuanto más la miraba, más atrapado quedaba por su encanto, daba la impresión de que estaba viva.




La estatua de cera estaba cubierta por un antifaz negro, tapando su larga y oscura cabellera, así como su esbelto cuerpo, aunque por dentro estaba vestida; sus ojos le cautivaron, eran rasgados, de color verde, y sus seductores labios parecían querían decirle algo.




De repente, se dió cuenta que la estatua comenzó a caminar provocativamente, dirigiéndose hacia donde estaba él, se acercó y descaradamente, tomando la mano de él, se la acercó a sus nalgas apretándolas, a la vez que pronunciaba: -¡Ven conmigo! ¡quiero que descubras conmigo el paraíso! ¡seré tu perversa gata! y te maullaré de placer-.




Alex, estaba muy sorprendido, de lo que estaba viendo, era una estatua de cera que se movía y hablaba, y, no solo eso, sino que... ¡quería pervertirle con lo tímido que él era!; sin dilatar más el tiempo, se dejó llevar por ella, caminando a paso ligero por el Museo, esquivando a las personas que estaban esperando en la fila para salir de allí, mientras que ellos bajaron por unas viejas escaleras.




Abrieron una puerta que daba acceso a una habitación en el sótano, apartada del Museo, Alex, pudo observar que en ella había, entre otras cosas, una cama y un espejo.




Una vez allí, la gata, se fue desnudando poco a poco, mientras que Alex, temblando de nerviosismo y timidez, aunque con sus pupilas dilatadas, la iba recorriendo todo su cuerpo con sus ojos bien abiertos como platos. 





Estaba muy excitado, y seguía observándola exhausto, pensando que nunca jamás había imaginado algo igual, aquello parecía un sueño. 



Alex fue contemplándola, a la vez, que peregrinaba con las pupilas de sus ojos, la esbeltez de su cuerpo, hasta alcanzar la montaña de sus turgentes y endurecidos pechos.




La gata le cogió su mano y se la acercó a la cara, metiéndose en la boca uno de sus dedos, atrapándolo con sus húmedos labios, succionándolo, como si lo estuviera mamando, chupándolo de arriba abajo, y él, derretido desde su mudez pensó: ¡qué boca más glotona tiene!.





Poco después, le desabrochó la camisa, le metió la mano acariciando su pecho, mientras que el joven Alex, no podía dar crédito a lo que le estaba sucediendo, parecía estar más allá del paraíso.




La gata siguió pervirtiéndolo, tocándole el pantalón, desabrochándole la cremallera, metiendo la mano por entre el bóxer, hasta llegar a tocar su endurecido miembro, y comenzó con ansias salvajes a masturbarlo con la empuñadura de su mano, él estaba fuera de sí, demasiado alterado.



La pérfida gata seguía provocándole cada vez más y más, se puso de rodillas ante él, para gozar-le no ya de su dedo, sino de su endurecido miembro. 




Se lo llevó hasta su golosa boca, dándole lametones, y ahogándose hasta hacer vibrar la garganta, enloquecida de vicio, sin detenerse, en una danza carnal, hasta alimentar su gula y llevarlo a él a la deriva.



Jadeo tras jadeo, gemido tras gemido, el joven Alex, perdió su inocente timidez, al atreverse a acercar su mano a los turgentes pechos de la gata, los apretujó, los aplastó, los estrujó con deseo salvaje entre sus manos, acercando su boca, lamiendo y mordisqueando sus erectos pezones, era tanta hambre la que tenía de ella, que quería devorarla, no podía aguantar más, por lo que con su vigorosa fuerza, la tumbó de espaldas, deseaba follarla hasta lo más profundo por delante y por detrás.



Ella humedecida goteando como una gata salvaje en celo, le dijo: -¡quiero sentirte todo dentro! ¡muy dentro! ¡perfórame con tu empuñadura! ¡húndeme tu sable! ¡quiero retorcerme en ti entre gemidos!




Alex como un esclavo dominado por la lujuria cumplió sus deseos, que también eran los de ella, y con la entereza y rigor de su abultada carne, le atravesó profundamente las entrañas... entrando. .. saliendo... 





 Saliendo... entrando... en un baile pasional de cuerpos, cada vez con más intensidad... 



Y ella gemía y gemía sin parar, entre lágrimas y jadeos, pidiéndole a gritos...  -¡¡¡Más!!! ¡¡¡más!! ¡¡¡dámelo todo!!!



¡¡Dame más!!! ¡¡rómpeme hasta lo más profundo de la garganta del alma!!!- Alex obedecía como un sumiso esclavo a sus pedidos, estaba fogoso entre las llamas del fuego que ardía en su delirio... hasta que...



El sueño del joven Alex se desvaneció, cuando sintió que la figura de cera quedó completamente derretida entre sus brazos...


Más relatos jueveros sobre una noche en el Museo en el blog de Lucía "Sintiendo en la piel"


Safe Creative #0907274170999
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...