martes, enero 30, 2018

"Fuego" (Relato juevero)



Enciéndeme con tu vela,
préndeme la chispa,
quiero ser tu falla,
chimenea de tu lumbre,
combustión entre las llamas.

Atízame con ganas,
chamúscame la piel,
inflámame con pasión,
achichárrame entre tus brazos,
incinérame en el infierno de tu cuerpo.

Que mis labios henchidos ardan,
que mis poros se incendien,
que mi cerebro se calcine,
que mis venas revienten,
hasta explotar mi corazón.

¡Hazme mujer de fuego!





Más relatos sobre fuego en el blog de MOLI.


Safe Creative #0907274170999


sábado, enero 27, 2018

"Juego"



Sumida a la perdición de la noche,
urdiendo en la coyuntura del abismo,
doblegada a la tentación entre cuclillas,
cayendo anudada de bruces hacia el pecado.

Me haces prisionera de tus manos,
esclava ardiente de tu cuerpo,
dominándome a tu capricho.

Muñeca columpiada a tus deseos,
manipulada por la gravitación de tu voz,
ceñida a la arteria de tu palpitación.

Se perforan los minutos,
arañando el tiempo,
rasgando el umbral del juego,
desvaneciéndose la integridad.



Safe Creative #0907274170999


lunes, enero 22, 2018

"Bocas"



Bocas indecorosas preñadas de vicio
se deshacen entre alientos
invocando al placer.

Bocas atrapadas en la lujuria,
lamiendo el deseo,
embistiendo el gozo.

Bocas amordazando el aire,
aprisionando los besos,
amortajando caricias.

Bocas embravecidas,
apuñalando la carne,
endiosando el verbo.

Bocas ensangrentadas,
lubricando el pliegue,
follando el corazón.



Safe Creative #0907274170999


miércoles, enero 17, 2018

"Detrás de la máscara" (Relato juevero)



Alba mujer madura de mirada triste, aire tímido, de belleza innata y con un cuerpo realmente atractivo, siempre solía vestir con ropa clásica, parecía a simple vista un alma solitaria.




Como cada mañana iba al Instituto donde daba clases de Matemáticas a los alumnos de Segundo de Bachillerato. Sus clases nada tenían que ver con su aparente personalidad, ya que la gustaba que fueran amenas, entretenidas, y comprensibles, de manera que sus alumnos participaran y así pudieran entender mejor la materia de las asignaturas tan complicadas en ese curso.




Desde hacía unos meses Alba daba clases particulares a Oscar, un joven alumno por el que sentía atracción, y el que no entendía muy bien las matemáticas.




Lo que nadie podía imaginar es lo que vino después con el tiempo, que acabaron siendo amantes, manteniendo relaciones sexuales cada noche, disfrutando ambos como dos almas bestias del sexo, ella como una ninfómana, y él como un bellaco.




El la pedía se vistiera íntimamente con ropa erótica provocativa de encajes y seda, toda de color rojo, desde sus labios, hasta el sujetador, tanga, medias, ligas, zapatos de aguja, porque le gustaba disfrutar como un voyeur viendo su cuerpo esbelto del color de la sangre, la que tanto le ardía por sus venas. 




A ella, en cambio, le volvía loca el sexo puro duro y le suplicaba que la magreara con sus manos todo su cuerpo, que con su boca le comiera sus pechos, que masticara sus rojos labios húmedos, que empapara sus dedos de sus fluidos.




A Alba la encantaba ponerse en la posición de a cuatro patas, posando para él henchida de placer como si fuera una leona en celo, suplicándole la dijera palabras sucias, obscenas y lascivas que tanto la ponían a mil, y al final terminaba implorándole ser follada duro para obtener su recompensa, ser diluviada entre las aguas orgásmicas por su alumno favorito.





Más relatos jueveros sobre detrás de las máscaras en el blog de Roxana.





Safe Creative #0907274170999


martes, enero 16, 2018

"Y renazco..."




Asalto la vitrina del mutismo,
arañando con garra
el aparador del silencio,
perforando los muros de la calma,
suicidando la estancia de la muerte,
abriendo el pórtico a la vida,
en esta abandonada apatía
que envuelve entre sedas mis días.

Y renazco con ímpetu a mis locuras
nutriendo el iris de tu deseo,
saqueando tu impaciente mirada,
trenzándote besos con mis labios de fuego,
trazándote versos con la sangre de mis venas,
tentándote impune a mis inmorales fantasías.

Galopando en la tempestad,
cincelando la obscenidad,
hidratando la lubricidad,
asediando al infierno,
rompiendo el latido,
alucinando al jadeo.

Y el verbo se hizo carne,
y la carne se deshizo
en la sustancia más líquida
del último suspiro.







Safe Creative #0907274170999


jueves, enero 11, 2018

"Reyes y más Reyes" (Relato juevero)




Soy mujer lasciva de fuego apasionado,
reina perlada del castillo de tu corazón,
cuando me coronas en el palacio de tu cuerpo,
asaltándome la curvatura de mi excitación.






Y me pierdo...
en la sinfonía de los suspiros,
entre mis perlas y tus latidos,
a un segundo de tu respiración.





Y nos enclaustramos... 
en el imperio de nuestro lecho,
olvidándonos del mundo,
porque el mundo solo somos
tú y yo,
los reyes de nuestras entrañas.









Más relatos jueveros sobre Reyes y más Reyes en el blog de Dorotea.





Safe Creative #0907274170999


lunes, enero 08, 2018

"El extraño caballero" (Proyecto Paraíso de Letras)




Y allí estaba Sara, en medio de la noche, con los nervios a flor de piel y las manos temblando mientras llamaba a la puerta, esperando se abriera, para encontrarse con aquel caballero tan extraño que la tenía hipnotizada desde hacía tiempo.




Sara se había puesto para esa ocasión tan especial, un vestido negro, bastante escotado y muy ceñido al cuerpo, llevaba unos zapatos de tacón de aguja, y el pelo negro como el azabache, lo llevaba suelto entre rizos, estaba realmente tan atractiva como nerviosa por conocerlo.




Y pasaron unos segundos como si fueran minutos, pensaba era extraño no abrieran la puerta al momento, parecía que no había nadie. Sara miró al cielo y vió que estaba precioso iluminado de estrellas y la luna parecía la sonreía. 





En ese momento se abrió la puerta, y los ojos de Sara se quedaron clavados a los de aquel caballero que la miraban perplejos fijamente, nunca una mirada la había penetrado tanto hasta llegar a estremecer todo su cuerpo encharcando su sexo.





- ¡Hola! ¡Buenas noches! me alegra hayas aceptado mi invitación. Me llamo Javier  ¿cual es tu nombre? alegó el extraño caballero dándole un suave beso en la mejilla rozando sus labios.





Ella perpleja entre tímidas sonrisas se dejó besar y le dijo:

- ¡Buenas noches! Me llamo Sara. ¡Claro! como no aceptar tu invitación si tenía ganas de conocerte. 

El caballero le mandó pasar directamente a su estudio, y sin más dilaciones la dijo si quería posar para él:

- Soy pintor y quiero que seas mi musa para uno de mis lienzos.






Sara se quedó anonadada porque no esperaba que un caballero como él fuera pintor, y mucho menos que ella pudiera ser musa de sus acuarelas para un lienzo, por lo que, tímidamente y titubeando le respondió:

- ¡Oh... sí... sí! estaré encantada de ser tu musa.




- ¡Perfecto! exclamó él, pues entonces no perdamos el tiempo ni un minuto, quiero que poses para mí esta noche.






Ella aún más sorprendida le dijo:

- ¿Ahora? ¿Ya? ¡vale! como quieras, estoy ilusionada de poder ser la vena de tu pintura.

- Quiero que poses desnuda para mí- dijo atrevidamente Javier.




Sara, tragando saliva, desde su inocente timidez, no lo pensó ni un segundo más y comenzó a desnudarse de manera sensual, como así era ella.






Y así fue como comenzó la sesión de pintura, el culto al paisaje hermoso de su cuerpo,





cincelándole entre matices que iba descubriendo con ella, al compás de sus latidos, traspasando su piel, con la música de fondo y el eco de las sombras del silencio que acompañaban a dicha sesión de pintura, mientras las acuarelas ardían en deseo y la piel de Sara de fuego.





Así es como Javier, fue delineando aquel esbelto paraíso, pintando en su lienzo el cuerpo sensual de Sara, y a la vez, lo iba  idolatrando como una obra divina.





Porque lo que Sara desconocía es que no solo ella venía observando a aquel extraño caballero, sino que, desde hacía tiempo era él quién venía espiándole a ella, contemplando desde el oculto silencio de sus días, su belleza, así como cada uno de sus pasos, de sus gestos, que le tenían cautivado. 




El extraño frívolo caballero, que así era considerado ante las miradas desconocidas, demostró ser todo lo contrario, 





uno de los hombres más sensibles de la tierra, quién por fin vio cumplido uno de sus sueños, adorar y acariciar a su musa desde sus pinturas. 







*****************************


Mil gracias mi querida Ginebra por abrirnos las puertas dándonos la oportunidad a tod@s para crear un relato a partir de tu historia en Paraíso de Letras, ha sido un placer haber participado.











Safe Creative #0907274170999