martes, 20 de septiembre de 2022

"El trayecto de la vida"




Una y otra vez... una vez y otra más... haciéndome la misma pregunta... sin que su cabeza recuerde nada de lo que me acaba de preguntar... porque está llena de lagunas... y se que no me va a entender... por eso a veces la respondo con una sonrisa... otras veces con una caricia... pero ella me grita y no para de gritar cada vez más fuerte.... exclamando... ¡no me toques! ¡me estás haciendo daño!

Las lágrimas se resbalan por entre mis mejillas... ahora soy yo la que no la comprende... ¿cómo puedo hacerle daño con una caricia?... ahora soy yo la que intento hacerme daño mordiéndome los labios hasta hacerlos sangrar...

Y me pierdo... me pierdo en el continente de la impotencia... y entre el vacío de mi mirada... hacia el silencio de la nada... esperando recibir una respuesta del viento... o con la esperanza de que el oxígeno me siga trayendo fuerzas para levantarme un día más... para seguir estando a su lado... para seguir protegiéndola... cuidándola... mimándola... como si fuera mi niña... 

Mientras tanto el tiempo se va consumiendo... exactamente igual que el cigarrillo entre mis labios... en el intento de llenar el vacío e impotencia de mis segundos... 


Más relatos sobre envejecer en el blog de MOLI


46 comentarios:

  1. Hola María, como verás aquí me falla ahora al comentar
    Soy Cora❤️.

    Un relato que habla del Alzheimer, eso creo y es duro tener una enfermedad donde se olvida uno hasta de uno mismo y de los demás.

    Si es una madre como parece en la fotografía, conozco muchos casos y si son como niños. A veces necesitan una residencia por esa agresividad que no pueden controlar.

    Ojalá una cura tanto para esta enfermedad, como para tantas otras como lo es la gravedad del Cáncer.

    Besos y espero no sea una historia real si es así....hay que seguir luchando por ellos y por tu misma.

    ResponderEliminar
  2. Esos momentos son los importantes, donde uno sabe lo que tiene que hacer aunque no lo comprenda. Bonito pero duro relato. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que bonitas y tristes palabras pero así es el trayecto de la vida.

    ResponderEliminar
  4. Un triste y muy bello relato que por desgracia es una realidad. El mal de este siglo. ¡Ojalá!, se encuentre algo para este mal que tanto daño está causando y causará.
    Muy enternecedor, amiga María.
    Precisamente tengo pendiente de publicar un poema endecasílabo sobre el maldito alzheimer.
    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  5. María hemos coincido en el tema, lo has dejado expresado estupendamente el sufrimiento de la vejez y la enfermedad del olvido .
    Te mando mis abrazos y besotes , cuidate mucho y se feliz preciosa.

    ResponderEliminar
  6. La mejor respuesta, en estos casos, es la sonrisa, no lo dudes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bien descrito, María.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. É doença do Azheimer, é uma doença terrível. As pessoas parecem estar cheias de saúde mas estão tão doente. A minha mãe, levada pelo covid ( 88 anos ) tinha essa maldita doença. Em um ano deixou de conhecer os filhos, netos, família. Foi terrível. Chorei muita lágrima agarrado a ela.
    .
    Uma semana feliz
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  9. Es tan cruel que hay quien necesita terapia para enfrentarse, has tratado el tema con mucho respeto y sin ese romanticismo del que no lo conoce, felicidades y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Conozco el tema, y si, a veces te preguntas si vale la pena vivir par ello.... con los silencios que guarda en su cabeza, parece estar encarcelada en una vida que ya no quiere vivirla, si es que sabe si esta viva. Es cruel la mente, es cruel el recuerdo no recuerdo, es cruel la vida al envejecer.

    ResponderEliminar
  11. Um relato triste que causa dor dentro do peito e toca profundamente na alma.
    Infelizmente a vida nos surpreende com sofrimento e mágoa, quando mais precisamos de energia e coragem para vencer todas as dificuldades da vida...
    Precisamos não deixar que o desânimo nos retire a esperança que sempre precisamos!

    Te dejo un gran abrazo Maria!

    ResponderEliminar
  12. Perderse entre las brumas, desconectarse de la vida, ante la impotencia de los seres queridos, por intentar salvar una chispa de la mente que se apaga.
    Siempre una sonrisa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Uma publicação bela e sensual!!
    -
    Coisas de uma vida ...

    Beijo, e uma excelente semana.

    ResponderEliminar
  14. Muy sensible tu entrada María. Me gusta tu sitio porque se alternan todos aquellos temas que están en relación con el alma humana.
    Hay cosas en lo cotidiano, circunstancias, que desbaratan los sentimientos. Impotencia si, y tratar de comprender por qué la vida es como es, por saber cuales son los milagros de los que tanto se habla.
    A veces no alcanza el tiempo para encontrar respuestas.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  15. hoy día, en términos generales hay una mayor esperanza de vida. en otros tiempos no era así, y por eso en las antiguas civilizaciones, tanto chicos como chicas asumían funciones de adultos a muy temprana edad, veinte años o menos.
    a pesar de todo, la vejez siempre será difícil de sobrellevar, tanto para uno mismo como para las personas que están alrededor...
    besos, maría!!

    ResponderEliminar
  16. Yo sé que es eso. Si a veces me preguntaba cómo a quien le suena de algo; -Tu eres mi hijo... Verdad?
    Te juro que fueron a pesar de todo, de los mejores años, solo por haberla cuidado.
    En fin.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Una pequeña sonrisa en señal de aceptación y si está de buenas, una caricia.
    Hermoso escrito

    ResponderEliminar
  18. ¿Qué es más terrible, que se vayan de improviso o verlos irse de a poco?. Cuidé de mi madre muchos años y fuí testigo de su lento declive, aún así, cada día que pasaba era uno más ganado. Hubieron días agotadores, pero no me arrepiento. Una pequeña sonrisa basta. Una buena terapia es la música. El cerebro no olvida los acordes. Es curioso, pero es muy efectivo.
    Besos María. Muy bello lo que escribiste. Te salió del alma.

    ResponderEliminar
  19. mi madre murió de alzheimer y tras su muerte estuvo muy ligada a mí previniéndome de peligros a través de los sueños; pero luego de la muerte de mi sobrino (su nieto) twist a causa de la pandemia, le dije en voz alta que debería seguir su camino, pues era inútil para ella tratar de cambiar el destino por más que quisiera. desde aquel momento ya no la sueño y yo espero que ya esté reencarnada en otra persona y que tenga un mejor destino que la que tuvo en su vida pasada. yo creo en eso, en la reencarnación, pienso que el único objetivo de un alma es vivir naciendo en un nuevo cuerpo.

    ahora el lugar de mi madre en mis sueños lo ocupa mi padre también fallecido...

    besos.

    ResponderEliminar
  20. Pienso que puede quedar grabado en la mente un dolor muy hondo por algo que nos impactó y que si no lo atendemos en algún momento (perdonar y perdonarnos para sanar la herida) acaba por pasarnos factura. Supongo que algo así podría explicar el porqué de esa conducta tan destructiva para ella misma y especialmente para los más cercanos.

    Solo el amor repara el daño y aunque a veces parece que es demasiado tarde, lo intentamos, no podemos hacer otra cosa.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  21. Un trayecto duro, es bonito tener alguien al lado para no recorrerlo en soledad.

    ResponderEliminar
  22. Desgarrador y demasiado real, María. Al mismo tiempo, cada una de tus palabras destilan amor.
    Un besazo enorme <3

    ResponderEliminar
  23. Hermoso y triste escrito. Una realidad muy dura sobre todo para los cuidadores de estas personas y que además dichas s cuidadoras ( la mayoría son mujeres) no tienen quien las cuide y se van consumiendo y hasta se puede perder la salud al estar día y noche al cuidado de estos enfermos...Besicos

    ResponderEliminar
  24. “Esperando recibir una respuesta del viento…”
    El que soplando sobre mi cuerpo redescubre todas las ventanas de mis sentimientos los que azotan sin piedad a mi cerebro ya, sin posibilidad de mendigar, entre los rastrojos ya ocultos y, despejados los rumores del invierno mientras nuestras vidas se agotan con el tiempo…, acrecentando, que nuestros sentimientos, se agiganten, dejando, que las ventanas de los ojos fluyan por ellos ese chorro de agua limpia ante los acontecimientos que hoy provocan tus sentimientos…
    Un abrazo


    ResponderEliminar
  25. Y llega ese momento donde nos toca devolverles el amor y cuidado que nos dieron cuando niños. Y así darles una vejez digna.

    Besos dulces María.

    ResponderEliminar
  26. Quien ha vivido de cerca el caso de un ser querido, se da cuenta de lo cruel que puede llegar a ser la vida, cuando se pierde una persona en su memoria y se convierte al mismo tiempo en otra distinta, desconocida para todos. Besos!

    ResponderEliminar
  27. Más que la vejez, es la enfermedad que llega en consecuencia lo que más duele, lo que más impotencia nos genera. Muy emotivo tu texto que nos habla de ello. Un abrazo, María

    ResponderEliminar
  28. Es muy triste, tengo un caso cercano, veo cómo se apaga como una vela. ¡Fuerza!

    ResponderEliminar
  29. Sé de que hablas y es doloroso, estar ahí, cuidarla y mimarla, así no te reconozca
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  30. Puff, es impactante María pero muy real, estamos viviendo algo parecido, ver apagarse una vida que ha sido una guía para nosotros y como poco a poco se deteriora sin poder hacer nada, solo acompañarla en sus desvaríos, en su estado cada día mas lamentable y peor.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  31. Una enfermedad que no perdona, ataca sin piedad, de sobra entiendo tu texto por haberla tenido muy cerca. Esa impocencia es tan real . Muy emotiva tu forma de narrar lo que se siente. Un abrazo María.

    ResponderEliminar
  32. Eres pura poesía y amor. A la mujer nunca hay quién la gane en el cariño.

    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Es el momento en que se invierten los papeles, en los que a pesar del dolor, la paciencia es la reina. Hay momentos escasos de claridad y esos hacen olvidar los otros. Una enfermedad devastadora que nos roba lo que fuimos. Bello y doloroso relato. Gracias por participar, besos.

    ResponderEliminar
  34. algunos les cubre una nube sus recuerdos La vida no les regala el volver a la niñez para desesperación de los que de verdad les han querido. Solo se amor eterno ayuda a seguir acariciando a nuestros seres. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Na vida há várias gerações em confronto.
    O equilíbrio da sociedade depende da forma mais correta da melhor interação entre todas.
    Abraço amigo.
    Juvenal Nunes

    ResponderEliminar
  36. Mas un relato sobre la impotencia y la rabia contenida por ña injusticia del paso del tiempo. Y con la madre... como puede ser peor?
    Besoo, Maria

    ResponderEliminar
  37. para seguir estando a su lado... para seguir protegiéndola... cuidándola... mimándola... como si fuera mi niña... Y siempre con tu cariño, Maria.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  38. Desde que nacemos transitamos el camino hacia la muerte, el trayecto de la vida es en definitiva el camino cuyo final no por muy conocido es más tolerable. Bello texto, triste y personal.
    Te dejo besos!

    ResponderEliminar
  39. María, tu escrito es estremecedor. Comprendo lo que estás pasando. Es durísimo, espantoso, horrible para el enfermo y para los familiares. Yo lo estoy pasando. Mi madre también tiene alzheimer. En el primer estadio de la enfermedad, los primeros años. la persona está ofuscada, confundida y tiene mucho miedo. Su cerebro está cambiando y ella nota cosas extrañas, amenazas, interpreta todo mal... y hasta ven visiones. Confunden la realidad y tienen miedo a que les hagan daño. Por eso reaccionan con agresividad. A una gran parte les sucede.
    Además, sus nervios están a flor de piel.

    No lo tomes nunca como algo personal; ella reacciona de modo automático sin poder contralar su malestar, que a veces es muy intenso pero no lo puede expresar. Están hipersensibles, les molesta todo, hiperactivos, de mal humor, o llegan a hacer cosas realmente extrañas, fuera de lugar, que nos son propias de su manera de ser. Lo mejor es no llevarles la contraria. Apartarse en silencio en esos casos, y nunca tomarlo como algo personal. Toda la química de su cerebro está cambiando, desmoronándose, y su personalidad, (y esto es algo que mucha gente no sabe), cambia, se transforma hasta el punto que no los puedes reconocer. El alzheimer no sólo afecta a la memoria, sino que destruye todo el conjunto de la persona.
    Recuerda, es la ENFERMEDAD. No son ellos. Su conciencia, su verdadero yo se irá difuminando poco a poco y puede que hasta desaparezca. Te cuanto lo que yo he vivido con mucho dolor, porque además conozco muchos otros casos y me he informado mucho. Igual todo esto ya lo sabes. O no es alzheimer sino un principio de demecia, hay varias. No importa. Tienes mi apoyo, mi comprensión. Ten esperanza. No en que cambie, sino en que su alma, desde un lugar al que ahora no accedemos, sí capta tu amor, y la estás ayudando muchísimo.

    No sufras. Descansa. Relájate, acéptalo y llena tu alma con el mismo amor que a ella le das.
    Con el tiempo, depende de cada cúal, y sedantes o medicación para controlar la agresividad, se van calmando porque el cerebro se desconecta con el tiempo.


    Mucho, mucho ánimo, luz y serenidad.

    Un abrazo grande y cálido para las dos

    ResponderEliminar
  40. Hola, María
    Es muy duro el tema que has expuesto con delicadeza; es una situación supremamente difícil tanto para quien la sufra, como para quien cuide del enfermo.
    Eres una persona llena de cariño, mil gracias por compartir.
    Un abrazo, con afecto.

    ResponderEliminar
  41. Un sentimiento terrible y, al mismo tiempo, tan real. Imposible de negar para quien lo haya experimentado.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  42. Não é fácil ver o envelhecimento de quem amamos, principalmente quando deixam de comunicar de forma normal. Um texto muito sentido.
    Uma boa semana com muita saúde.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  43. Es hermoso pero muy duro acompañar a un ser querido en la vejez, sobre todo cuando sufren decadencia psíquica, por eso una persona solo no debiera llevar todo el peso.
    Un abrazo grande, que tengas una linda semana, María.

    ResponderEliminar
  44. Cuando estoy con mi padre y empiezo a ver como se le olvidan las cosas, como el despiste crece y se asienta, cuando tener una conversación en la que intentamos recordar tiempos pasados se hace cuesta arriba y no resulta posible... me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y que cada día nos queda menos.
    Me pone triste, me preocupa. Y me da rabia no poder hacer nada para cambiar el curso de la vida.
    Besos linda.

    ResponderEliminar

Pincela tus fantasías volando hacia el Edén para encontrarme en tus sueños.