miércoles, 27 de octubre de 2021

"Calor de hogar" (Relato juevero)



No se si será porque se acerca el Día de Todos los Santos o por qué será. El caso es que últimamente sueño con mi madre, algo que antes no hacía. Ahora ella viene a visitarme alguna que otra noche. Y se mete en mis sueños. En ellos, ella está viva. Me llama. Me habla. Me mira. Me sonríe. Me acompaña. Yo la siento tan real como si estuviera conmigo. Pero al despertarme y ver que se trataba de un sueño, me hace sentirme algo triste y nostálgica.

Las calles por donde paseábamos sienten su ausencia, están frías. El hogar sin ella no es el mismo hogar. Está vacío. Porque nadie puede llenar su hueco. Ella era la generosidad en persona. El calor del cariño. Todo amor y resplandor.  ¿Cómo no echarla de menos?

No sé qué significarán estos sueños que, últimamente, se repiten tan constantes dentro de mí. ¿Tal vez ella me quiere dar algún mensaje? ¿o es que desde dónde está me sigue dando fuerza y protección?

Sea cual sea, lo cierto es que, mi amor por mi madre es incondicional. Mis emociones están vivas, como así la siento a ella. El hecho de que no esté presente no significa que mi amor haya muerto. Creo que todo lo contrario, ha crecido aún más. 

Pero es algo que no se demuestra llevando unas flores al cementerio en un día concreto. No. El amor que siento hacia mi madre lo siento cada día del año dentro de mí. En mi corazón. En mi mente. En mis recuerdos. En el legado de sus genes. En mi casa. En la calle. En el aire que respiro. En mis viajes. A donde quiera que vaya. Ella está conmigo. Porque mi madre siempre será mi hogar.




Más relatos jueveros sobre calor de hogar en el blog de MOLI




78 comentarios:

  1. No hay mejor definición que esa: una madre siempre es el hogar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una madre es el todo, y cuando se nos va, el hogar queda vacío, porque ella es el hogar. Nuestro hogar. El amor y lo más grande.

      Muchas gracias, Daniel, por tu compañía, que tengas una feliz tarde.

      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Devoradora de libros, un gusto que estés aquí acompañándome.

      Que tengas una feliz tarde.

      Besos.

      Eliminar
  3. Entiendo que tengas esos sueños, significa que es emocionalmente importante para vos, que tu madre te ha dejado huellas. en vos.
    Y tal vez quiera seguir acompañándote.

    Besos y un especial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, Demiurgo, que mi madre no se ha ido de mi lado, después de más de tres años que falleció, ella está más cerca que nunca conmigo, es ahora cuando la sueño, y en mis sueños, siempre aparece viva, por eso creo que me quiere transmitir un mensaje, o protegerme, creo que los sueños algo deben de significar, y en este caso, mi madre se adentra a mis sueños.

      Muchas gracias por siempre estar.

      Besos especiales.

      Eliminar
  4. Entiendo perfectamente lo que has escrito porque mi relación con mi madre es exactamente igual que la que tu describes, incluso las sensaciones que percibo ahora que ella n está, son similares.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho, Tracy, que tengas las mismas sensaciones, porque es cuando de verdad podemos comprender a los demás, cuando nos ocurren hechos similares, es más fácil ponerse en el lugar de la otra persona, y yo ahora estoy contigo, y te comprendo perfectamente, esa relación que tienes con tu madre, como yo tengo con la mía, desde los sueños, aunque es algo que antes no me había ocurrido, pero últimamente, son constantes.

      Muchas gracias por tu compañía.

      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  5. Hoy más que nunca no sabes cómo te entiendo y me emocionan tus palabras, María... Una madre siempre es y será amor y hogar. Muy bonito y sentido.

    Mil besitos para ti y muy feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una madre se debería escribir en mayúsculas, porque es la persona más amorosa y generosa que existe en la vida, todo lo da por el bienestar de sus hijos, y ella nunca nos abandonaría, jamás lo haría, por eso mismo, ella no se ha ido, se queda en nuestro corazón para siempre, por eso se siente viva, en nuestra mente y en nuestros latidos. Una madre es hogar. Y nunca rompería su hogar. Por eso ella sigue viva.

      Muchas gracias por tus palabras, Auroratris.

      Besitos enormes y feliz tarde.

      Eliminar
  6. A nossa Mãe ou o nosso Pai, vivos ou mortos, vivem sempre dentro do nosso coração.
    .
    Cordiais saudações
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ryk@rdo, nuestro padre, nuestra madre, siguen vivos, los llevamos con nosotros, es un amor incondicional para siempre.

      Que tengas una feliz tarde.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La madre siempre está en nuestro interior.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alfred, siempre la recordaremos, la llevamos en la cajita de nuestro corazón, y siempre permanecerá, no solo en el día de todos los santos, sino cada día. Siempre.

      Besos.

      Eliminar
  8. Querida María, he leído con atención tu relato que refiere a tus sueños con tu amada madre, que en paz descanse. Me parece normal que se sueñe, cuando uno ha tenido una madre tan fina, tan cariñosa, tan cercana a uno, con ese ser querido, pero, también me parece, que al tener con nosotros a ese ser que se fue tan abruptamente de nuestras vidas, que lo mantenemos en nuestros pensamientos, en nuestras nostalgias, entonces, es normal, repito, que soñemos con la persona que fue parte vital para nuestra existencia. Yo creo que eres tú la que traes a tus sueños a tu madre y será siempre así, por mucho tiempo. Los seres humanos procesamos de maneras distintas nuestras perdidas, yo perdí en los últimos tres años a mi hermano menor en un accidente brutal y, en este año, a mi padre... el dolor ha sido muy duro, pero casi no sueño con ellos, creo que he soñado un par de veces, no digo que ya he superado el duelo, pero intento, seguir mi vida porque tengo que ser fuerte, porque no se puede hacer nada y mis hijos y toda mi familia me necesitan fuerte. Te entiendo, querida amiga, pero intenta aceptar, de a poco, que tu madre vive el sueño eterno y que ya ella no sufre más. Tú podrás seguir amando a tu madre, llevarla en tu corazón todos los días del año y allí estará viva y contigo y, de esa manera, será natural que la sueñes porque tú siempre la estarás buscando en tus sueños, pero, acepta la realidad y vive porque lo demás es sufrimiento.
    Amiga, recibe un fuerte abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  9. Algo tienen de especial, seguro...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta tu metáfora de que una madre es un hogar. Precioso. El resto de sentimientos que expresas son dolorosos y profundos. Saludos,María.

    ResponderEliminar
  11. Somos la cadena de transmisión de nuestros antepasados y juntos caminamos por la vida, nuestros padres viven en nosotros. Como no soñarlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me emocionam as tuas palavras querida Maria!
    Uma Mãe ou um Pai, estarão sempre acima de tudo.
    Verdadeiramente, eles são a origem, a luz que sempre ilumina os nossos caminhos!

    Besos para ti!

    ResponderEliminar
  13. Precioso María, un homenaje hermoso. Por muchos años que pasen siempre estará contigo y la sentirás porque ella sigue cuidando de ti. Yo ya hace algún tiempo que dejé de sentirla porque literalmente su energía se hacía presente en algunas fechas. Cada día me acuerdo de ella a pesar de que han pasado cincuenta y siete años que se fue. A las madres se las quiere durante toda la vida aunque ya no estén en el hogar. Mi abrazo enorme Dulce María, Sigue soñando con ella porque así la sientes como si aun estuviera a tu vera y alarga los sueños para disfrutar del momento.
    Besos

    ResponderEliminar

  14. Hasta mis sentidos han llegado tus letras por donde paseo de la mano de mi madre, aquella mujer sencilla siempre cargada de niños unos que la arropaban y otros llevados en sus brazos.
    Serpentean las serpientes a través de las ondas de la noche y los calamares dejan que su tinta se expanda por las aguas de los ríos…Luce hoy mas intensamente los recuerdos que nunca están dormidos… ya que el tiempo es como un suspiro y hoy abren las heridas de mi cuerpo y se posa en mi alma su recuerdo… Sí, esa madre que lo dio todo y sufrió mas que lo que los seres humanos estamos acostumbrados a sentir. Siempre aferrado a su mano entre trenes y caminos, entre pueblos desconocidos, dejaba su cuerpo aterido de frio, por las hordas de una infinita deshumanización que le tocó vivir.
    Suenan los clarines de la nostalgia y dejo mi mente que se deje llevar por los caminos de cabras y becerros y caballos y burros… donde quedo su cuerpo malherido y su mente sin abrir por los avatares de su lúgubre e incierto caminar por su noble existencia.
    Pero sigue viva en mi recuerdo sintiendo su dolor en mi mente y su amor vencido entre seres que se dejaron la vida en su propia contienda, donde la marginación poblaba la de ella y todas las mujeres de su clase.
    Un abrazo y gracias por tus palabras.
    27.1021

    ResponderEliminar
  15. Las personas que nos aman y amamos siempre viven en nuestros corazones. Desde que vi "Coco" el día de Todos los Santos ha cobrado un sentido diferente ;) Quizás ahora también creo en los fantasmas que nos protegen.
    Un besazo, María

    ResponderEliminar
  16. Bello mi querida María, y como bien dices las fechas que se acercan nos recuerdan mucho más si cabe a los que ya no están con nosotros. Una madre es le hogar sin duda alguna ella lo crea para todos los miembros de la familia. Como te entiendo y comparto contigo todo tu escrito. Sobran las palabras. Un beso con todo mi cariño... disfrutemos de tus letras. muakssssssss

    ResponderEliminar
  17. Como me coge de paso suelo entrar todos los días en el viejo cementerio en mis paseos matutinos. Y de paso hacerles una visita.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Siento lo mismo por mi madre. Podría decir que hasta la veo algunas noches, ya sé que suena a locura pero es así.
    Mi madre era y es mi pilar de apoyo.
    Y ella está conmigo.

    Un beso grande. Precioso texto.

    ResponderEliminar
  19. El amor de una madre por sus hijos es el sentimiento más puro y desinteresado que conozco. Yo aún tengo la suerte de tenerla, con sus 96 años.
    Mientras estés tú para recordar son tanto cariño a la tuya, seguirá viva.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  20. qué bonito texto dedicado a tu madre. como te decía en facebook, si aparece en tus sueños es que está muy viva en tu recuerdo.
    hablas del amor incondicional. efectivamente, hay personas a las que amamos sin condiciones, sin esperar nada a cambio y sin pedir que actúen de una manera determinada.
    besos y abrazos, maría!!

    ResponderEliminar
  21. Que bonita similitud María, tu madre es tu hogar, me ha parecido bellísimo. Un abrazo y felicidades por este relato/historia

    ResponderEliminar
  22. Hola María, un relato muy emotivo, el amor que se siente por una madre no pasa jamás, se mantiene vivo en el corazón y concuerdo contigo, la madre es un hogar.

    Besazo guapa y feliz descanso.

    ResponderEliminar
  23. Intenso y emotivo relato en el que el amor de madre es el protagonista, venciendo incluso a la muerte. Te entiendo y comparto ese vínculo con la mía, también ausente desde hace diez años. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. María hay sueños de sueños; pero, uno con nuestra propia madre es más que especial: el más original de todos ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. es cierto, los muertos se comunican con uno a través de los sueños.

    tu relato me hizo recordar mi experiencia personal con mi madre fallecida. ella se me aparecía en sueños para prevenirme de algún problema que iba a ocurrir indefectiblemente durante el día. y claro, como yo no podía prever qué es lo que iba a suceder, durante el día me la pasaba muy atento y teniendo mucho cuidado de cualquier cosa.

    al parecer, los muertos saben el destino de cada uno de sus seres queridos pero no pueden alterarlo interviniendo directamente para que cada uno pudiera evitarlo.

    como lo anterior me pareció una especie de tortura, le dije a mi madre que no se detenga por mí y que siguiera su camino (quizás a una nueva reencarnación).

    creo que me hizo caso porque ya no la sueño.

    el problema ahora es que es mi padre fallecido quien se me aparece en sueños, pero no para prevenirme de problemas futuros, sino todo lo contrario, para anunciarme con su visión que algo bueno me va a ocurrir durante el día.

    igual. un día de estos le voy a decir que también avance, que siga su camino, y que no se detenga por mí.

    besos.

    ResponderEliminar
  26. me emociono cuando pienso en mi madre, soy totalmente parcial en mi cariño a ella y por mucho que la pueda querer nunca devolveré su amor por mi, siempre me reprocho que no la quise todo de lo que era capaz de querer. Ella era y es el hogar, su calor y un ejemplo para querer a mis hijos, por que para ellos somos su recuerdo Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Asi es María. A mi me pasa igual con mi padre, además en estos días, también viene la fecha de su cumpleaños. Lo añoro muchísimo y como tú dices, era mi hogar. Te mando muchos besos cariño, y un fuerte abrazo, no solo en estos días, siempre. Besos :)

    ResponderEliminar
  28. Que bonito Maria, yo perdi a los dos ya hace 16 años, sin esperarlo de golpe.
    se como te sientes, estan con nosotros, eso lo se...

    Yo era joven aun y hoy en dia recuerdo imagino como serían
    en no haber podido compartir tantas cosas de nuestras vidas con ellos.
    Hay aque amarlos estar ser, cada segundo con ellos y quienes nos aprecian.

    Porque no duran para siempre y como dicen de un dia a otro
    nadie sabe, tanto en papas como en amistades, en todo en si

    Besitos

    ResponderEliminar
  29. muy hermoso texto ... lindo para leer en este día

    ResponderEliminar
  30. Estoy de acuerdo contigo. Soñamos con quienes amamos pero son ellos los que quieren aparecer para decirnos que están ahí, velando por nosotros o, como ejemplo, para aclarar cosas que no se aclararon en vida.
    La madre es el mejor hogar del mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Ese cordón que nos une y aunque esa ausencia física nos duele: pero esta la otra la emocional, que es exclusiva de cada uno: los sentimientos de cada persona y esos afectos también.Yo perdí la mía hace poco y la verdad que estas fechas son tristes: pero en mi caso con mi padre: que hace mucho tiempo :posiblemente porque al ser más joven sus consejos con alguna reprimenda : muchas veces cuando reprendo a mis hijas creo que hablo con el...

    Preciosos recuerdos María: al fin y al cabo lo que hoy somos se lo debemos a ellas.

    Es verdad que la fecha de los finados mueve muchos sentimientos y más con este azote de la pandemia que no es para menos.

    Un ramillete hecho de un abrazo grannnde guapisima

    ResponderEliminar
  32. Ayer vi en Facebbok esta entrada y la leí, me pareció muy emotiva y me recordó a mi madre. Yo no soy de cementerios pero siempre hago un recordatorio virtual al panteón donde están enterrados mis psdres y en mi casa les pongo flores y unas velas a sus fotografías en el día de los difuntos.Besicos

    ResponderEliminar
  33. Es una auténtica preciosidad esta declaración de amor hacia tu madre, con la que no puedo estar más de acuerdo.
    Gracias María, besos.

    ResponderEliminar
  34. Hola, María.
    A mí me sucede lo mismo desde hace semanas, es un sueño recurrente en el que mi madre parece que intenta ayudarme o prepararme para una situación que aún no se ha presentado.
    Suelo despertarme siempre con una sensación de tristeza.
    Besos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  35. Todo aquello que mencionas al final de tu relato, hace un buen hogar y puede que el mejor de los hogares sea finalmente el que llevamos dentro y allí a quienes queremos por siempre.

    Besos dulces María Dorada.

    ResponderEliminar
  36. Madre sólo hay una.

    Besos, María.

    ResponderEliminar
  37. Ellos no mueren María, viven siempre en nosotros, en nuestros recuerdos, en nuestros hábitos sobre todo cuando nos lo enseñaron, eso es así, es la vida, pero estos días quizás se acentúen mas por las fechas que se acercan, yo tampoco soy de cementerios, no suelo ir, respeto por supuesto todo , todos los gustos y tradiciones.
    Feliz tarde.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Pues creo que has dado en el centro de la Diana. Donde este la madre como centro de gravedad de la familia, todo gira alrededor de ella.
    Besosss Maria

    ResponderEliminar
  39. Siempre es un placer leerte mi querida María. Un relato precioso. Nuestros seres queridos habitan en nosotros por siempre.

    Un abrazo enorme lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  40. Hola Maria.. Me ha emocionado ese recuerdo incondicional a tu madre, es bonito sentir como las personas se acuerdan, quieren a su madre, quizás eso sea lo que mantiene la confianza en los seres humanos.
    Un abrazo y buen y largo fin de semana.

    ResponderEliminar
  41. También tuve un tiempo que esos sueños que se repitieron, noche tras noche. En cuanto a lo demás, totalmente de acuerdo. Nunca la olvidaremos y nos acompañará siempre.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  42. El vínculo entre una madre y sus hijos son así de poderosos, existen más allá de la ausencia física y no es necesario el cliché de las flores, ellas saben que su amor vive en esos recuerdos y en cada cosita que de ella se rememora.
    Hermoso texto!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  43. Es curioso.
    Hace días que sueño con gente fallecida.
    Será por las fechas?

    Besos.

    ResponderEliminar
  44. Hay personas que son casa, que son hogar.
    Y nunca cambia, ni el amor que sentimos ni la medida en que las queremos.
    Dulces sueños, bonita.

    ResponderEliminar
  45. Hace siete años que murió mi madre y aún me sorprendo pensando: se lo diré a mamá... y es que aunque partan quedan tan adentro...gracias por compartir, besos.

    ResponderEliminar
  46. Precioso para la que puede decir eso de la madre, no fue mi caso. Y es así, los que se han ido, viven en nuestro recuerdo y no es necesario que sea en un día señalado. Los llevamos dentro, además.

    Besos, María

    ResponderEliminar
  47. lindo relato nuestro hogar esta con quien amamos aunque ya solo sea un recuerdo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  48. Mi querida amiga, no dejes de sentir ese amor, el hace que la distancia que marca el tiempo se achique, que tus recuerdos sigan recientes y que tu amor por ella nunca se agote.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. A veces nos dejan su aroma y el calor de ese hogar, pero sobre todo nos dejan su esencia.
    Un placer leerte
    Besos

    ResponderEliminar
  50. Las madres, en general, son insustituibles y únicas.

    Besos

    ResponderEliminar
  51. Pues tienes unos dulces sueños amiga María, y ciertamente tu madre está presente y te protege. No dejes nunca de sentir el amor que sientes hacia ella.
    Un gran abrazo amiga y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  52. Cómo te comprendo! Me has emocionado con este hermoso relato. El vínculo de la madre con los hijos no se pierde ni con su fallecimiento...mientras le recordemos, siguen con nosotros, "viven" con nosotros...

    Me cuesta entrar en tu blog, ni idea del motivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  53. En mi caso, hace ya veinte años que la perdí y a veces sueño con ella. La vida y la enfermedad, en su caso son inexorables y la pérdida está siempre presente, como también lo está el recuerdo vivo, que queda en nuestra mente y a veces en los sueños.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
  54. Hola perla entre perlas.
    Ese sueño tuyo es suerte de muchos, yo entre ellos, de las dos disyuntivas que propones, las dos valen. Ellas lanzan el mensaje de "estoy aquí para cuidar de ti"... muchos besos.
    Por si te quieres pasar:
    https://arenaysalweb.wordpress.com/2021/10/28/por-las-canteras-de-camino/

    ResponderEliminar
  55. El hogar es algo físico muchas veces, pero otras, como en eso tan bonito que has escrito, es un recuerdo, una sensación cálida a la que queremos volver cuando el mundo se nos vuelve demasiado incomprensible...

    ResponderEliminar
  56. Los sueños son para reafirmar quiénes somos, aunque nosotros no lo sepamos, ellos no lo dudan.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  57. Un relato precioso y lleno de sentimiento, me ha emocionado mucho.

    Un beso María.

    ResponderEliminar
  58. mães são eternas em nossos corações e sempre estão conosco. Creio na vida após a morte, isto reconforta um pouco, bjs

    ResponderEliminar
  59. Encantador texto, María. Está lleno de amor, de sueños, de nostalgia, de cariño...
    Me encanta tu manera de expresar esos sentimientos hacia tu madre de esa forma tan bonita e intensa.
    Yo creo que amamos cuando tenemos a nuestros seres queridos, y tal vez más cuando no están, porque se agrega el echarlos de menos.
    Los sueños son eso, una manera de seguir amándolos y echándolos de menos, y también una manera de recordarlos como están en ese recuerdo, vivos.
    Gran homenaje a tu madre. La verdad es que en el cementerio no hay nadie, sólo ceniza, por eso yo tampoco llevo flores ni hago visitas innecesarias. Esos seres queridos, o mejor dicho la energía que fueron, sus almas están en otro lugar más bonito que las tumbas.
    Un beso gigante.

    ResponderEliminar
  60. Hola María.
    Un privilegio soñar con tu madre. Ahí la tienes contigo. Te acompaña en tus horas de descanso a través de los sueños. Te protege, allá donde estés con todo su amor y cariño como madre que siempre seguira siendo.
    Un enorme abrazo.


    ResponderEliminar
  61. Precioso relato, siempre es agradable soñar con las personas que quieres y ya no están físicamente entre nosotros, el amor incondicional por una madre es eterno...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  62. Maria
    la sueñas porque esta con vos, siempre que la necesites te visitara de una manera en que no temas, el cuerpo es un embase y la esencia del alma viaja cada tanto a darnos un abrazo, o solo para saber que esta.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  63. Suena y es muy hermoso que un ser querido sea nuestro hogar

    Besoss

    ResponderEliminar
  64. Bien lo dice tu relato, el amor por la madre ausente no es cosa de flores y visitas a la tumba. Debe sentirse en el hogar que se compartió, y que mejor de apreciarla en los sueños, a pesar de que al despertar sea eso: sólo un sueño, pero qué grato, tierno soñar a la madre. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  65. Te leo despues de haber ido a visitar a mi madre a otra ciudad. Ella estaba y esta delicada de salud, pero haber ido a su encuentro y poder rememorar unas cosas llenan el alma, son cosas que reconfiguran. Como bien dices hay personas que son un hogar y de los que uno no nunca se va.

    Te envio un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  66. Hola Maria.. Los seres queridos siempre, siempre estarán presentes a nuestro lado. La muerte no se lleva a los seres amados. Al contrario, los guarda y los ennoblece en la memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  67. Emocionante y bello relato el hogar no está completo sin nuestra madre, pero ellas estan en todos los rincones como lo están en el corazón siempre las sentimos cerca. Precioso !! Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  68. Cuantas cosas me quedaron por decirla. Cuantas caricias que regalarla. Ese te quiero que jamás salió de mis labios. Ya hace 30 años de su ausencia. Actualmente tengo 48 y la sigo sintiendo en mi interior. También la sueño como tu. También la añoro. Que bonitos recuerdos de mi niñez. Gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar

Pincela tus fantasías volando hacia el Edén para encontrarme en tus sueños.